Lima, Perú
+5113014109

el baloncesto se vuelve más real (y exigente) que nunca

el baloncesto se vuelve más real (y exigente) que nunca


Madrid
Actualizado:

Guardar

Si FIFA es la franquicia que reina de forma indiscutible entre los videojuegos de fútbol, no cabe duda de que, si hablamos de baloncesto, la primera saga que a todo el mundo le viene a la mente es NBA 2K, a cargo de Visual Concepts. A lo largo de su larga historia, el título -que lleva publicándose desde 1999- no solo ha conseguido matar al, todavía más clásico, NBA Live, también se ha mostrado tremendamente regular. La experiencia que ofrece a nivel jugable y gráfico siempre, o casi, va a mejor con el paso de las ediciones. Y ‘NBA 2K22‘, su último exponente y disponible desde hace apenas una semana, no es una excepción. En ABC hemos tenido ocasión de pasar los últimos días probando la versión para consolas de nueva generación, que ofrece una experiencia algo diferente a la que encontrarán los que se hagan con el título para PS4, Nintendo Switch o Xbox One.

Dicho esto, hay que tener en cuenta que la saga 2K nunca ha sido especialmente asequible para aquellos que no tengan experiencia. La propuesta tiende cada vez con más fuerza a la simulación; a que el usuario pueda controlar, por ejemplo, a los Golden State Warriors y destrozar al rival de tres puntos en tres puntos. Igual que lo harían cualquier noche tonta Stephen Curry y Klay Thompson. Sin embargo, para jugar bien, que no muy bien, hay que aprender a utilizar a los jugadores de forma inteligente y controlar varios tipos de jugadas -como el pick and roll o el pick and pop- para abrir espacios en defensa. Eso por no hablar del posteo, los amagos o el ‘dribling’, ese que pocos controlan y que, literalmente, te puede ganar partidos cuando tu mejor baza es un jugador con el corte de Chris Paul -estrella de los Phoenix Suns- o James Harden, actualmente en la plantilla de Brooklyn Nets.

Más real, más exigente

La tendencia a replicar la realidad -lo que el aficionado a la NBA puede ver en pantalla cualquier noche- sigue estando muy presente en la última entrega de la franquicia. Entre los principales cambios encontramos un nuevo indicador de tiro que, además, en ABC nos ha costado un poco asimilar. A diferencia de otras ediciones, ya no hay que llenar un medidor pulsando un botón o empleando el joystick cuando vamos a lanzar a canasta. Ahora, teniendo en cuenta las características de cada jugador, el marcaje que recibe y su situación en el campo, habrá que soltar el botón de tiro en un momento concreto para que sea bueno y tenga opciones de entrar.

Las defensas también resultan algo más difíciles de superar que en otras ediciones. Por norma general, ya no vale con hacer bloqueo y continuación para ver aro con facilidad. El nuevo videojuego, por el contrario, te obliga a elaborar mejor la jugada. A poner más pausa y utilizar más la cabeza; incluso las contras ya no son tan sencillas como en el pasado.

El triple también gana algo de importancia. Sin dominarlo resulta complicado derrotar, incluso, a la CPU. A su vez, los grandes mates y, sobre todo, los ‘alley-oop’, que en otras títulos de la saga eran como un juego de niños, se complican añadiendo un nuevo botón sobre el que hay que pulsar en el momento oportuno.

Queda claro, por tanto, que nos encontramos con una experiencia algo más compleja. Más allá de este aspecto, las físicas de los jugadores -creados en la mayoría de los casos con todo lujo de detalle- así como las gráficos han pegado un salto importante respecto a ‘NBA 2K21’. Todo parece más real. Más fluido. Seguramente la nueva generación de consolas tenga mucha culpa de esto. El videojuego también cuenta con versión para PS4 y Xbox One, aunque la experiencia en estas consolas es bastante distinta.

Mi Carrera hace sacrificios

‘NBA 2K22’ cuenta con varios modos de juego, como viene siendo habitual en la franquicia desde hace años. El usuario puede empezar un campeonato de la NBA (o de la liga femenina, la WNBA) y tirarse décadas intentando, por ejemplo, convertir al peor equipo de la competición en campeón indiscutible, que es algo que en ABC hacemos casi todos los años.

El título, evidentemente, mantiene el modo Mi Carrera, en el que el ‘gamer’ puede crearse su propio jugador e intentar convertirlo en una estrella de la NBA. Esta modalidad, de las más populares entre la comunidad, suele tener una importante carga narrativa sustentada a base de cinemáticas en las que se nos presenta la historia, más o menos humana, que la edición quiere desarrollar. En el pasado nos hemos encontrado controlando desde jugadores que se lesionan y tienen que competir por hacerse hueco en la competición, hasta otros que arrancan la carrera directamente desde el instituto.

En ‘NBA 2K22’ se sacrifica un poco la narrativa para ofrecer una mayor libertad al jugador. Ya no hay un guion previamente establecido. Por el contrario, podemos escoger desde dónde queremos asaltar la NBA: la universidad, la Liga de Desarrollo (una suerte de cantera de los equipos de la NBA) o presentarnos directamente al Draft y pasar a formar parte de la competición. A lo largo de la aventura, además de con misiones obligatorias, el usuario contará con algunas secundarias -muchas relacionadas con convertir a nuestro avatar en un fenómeno de masas más allá del deporte, por ejemplo, en una estrella de la música- que permiten ganar monedas del juego con las que mejorar al personaje. Gracias a estas resultará más sencillo subir la media para que el jugador sea más competitivo en cancha.

Como siempre, el ‘gamer’ puede optar por el camino fácil y recurrir a comprar moneda del juego para comenzar la experiencia siendo ya una estrella. Esto, que al final no deja de ser dopaje, permite en los primeros días pegar buenas palizas al resto de usuarios si te enfrentas a ellos en cualquiera de los campos que hay en la ciudad abierta en la que se desarrolla Mi Carrera. Como cada año, el jugador encontrará varios establecimientos en los que podrá comprar ropa para personalizar a su avatar, tatuarlo o cambiarle el peinado.

Un online algo más justo

El juego también mantiene el modo Mi Equipo, que está destinado a competir online con jugadores de todo el mundo. Para esta edición se incorpora una modalidad basada en el Draft que permite que el usuario comience a competir online con equipos de buen nivel que están seleccionados al azar. Este será interesante para aquellos que no se pasen colgados del videojuego durante toda la temporada, ya que contaran con las mismas opciones que el resto. Para completarlo, hay que ganar 10 partidos sin perder más de 3. Cuanto más tiempo se dure en la competición mejores serán las recompensas que consigue el jugador.

El modo Triple Amenaza, en el que el usuario se enfrenta en partidos de tres contra tres online, también sigue disponible. Para esta ocasión, se recibe una novedad que consiste en que el usuario intente ganar el mayor número de partidos posible antes de que recibir 100 puntos en total. Igual que el modo Draft, cuanto más aguante el usuario mejores serán las recompensas.

Ver los
comentarios



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00