Lima, Perú
+5113014109

Desarrolla adicción a los opiáceos tras consumir té de amapolas

Desarrolla adicción a los opiáceos tras consumir té de amapolas


Imagen para el artículo titulado Un hombre que consumía té de semillas de amapola a diario desarrolla adicción a los opiáceos

En un caso que ha pasado a formar parte de la literatura médica, un hombre de Melbourne que consumía habitualmente té con semillas de amapola acabó desarrollando adicción a los opiáceos.

Los investigadores cuentan en el estudio publicado en el Medical Journal of Australia que probablemente todo el mundo está familiarizado con las semillas de amapola. Son esas pequeñas semillas negras que encontramos, por ejemplo, en los bagels, las mismas que se vuelven un poco más “picantes” cuando se sumergen en agua, ya que se liberan morfina y otros opiáceos.

De esta forma, explican los expertos, beber una infusión de este tipo puede provocar todos los síntomas de los opiáceos, incluidos los desencadenados por la abstinencia. En el estudio, donde participaron médicos de la clínica de adicciones Turning Point en Melbourne, se habla del caso de un hombre de 34 años que presentó un trastorno por consumo de opioides.

Según explican:

El hombre describió una historia de 10 años de trastorno por consumo de opioides, inicialmente heroína, luego uso episódico de opioides farmacéuticos no recetados (oxicodona y codeína). Durante los últimos cinco años, informó sobre el uso exclusivo de té de semillas de amapola. Pasó de los opioides farmacéuticos debido al estatus legal, la facilidad de acceso y el bajo costo del té de semillas de amapola. Gastó 10-15 dólares en 1-2 kilogramos [2.2-4.4 libras] de semillas de amapola, que preparó en un té y mezcló con 1.5 L de líquido cada día (generalmente jugo de cítricos).

El estudio recoge cómo al cambiar su “medicamento” preferido de los de origen farmacéutico a un enfoque más casero, el hombre se encontró sufriendo síntomas de abstinencia severos y duraderos. Por lo general, se activaban alrededor de 24 horas después de beber un poco de té de semillas de amapola y podían durar hasta tres semanas, incluidos efectos secundarios como náuseas, vómitos y dolores musculares.

Lo primero que hicieron los doctores fue recetarle una inyección subcutánea de buprenorfina, un opioide que se usa para tratar el trastorno por consumo de opioides. Al mes de tratamiento, sus antojos se habían prácticamente silenciado y no informó de efectos secundarios adversos ni complicaciones relacionadas con el tratamiento. Tal y como les explicó a los doctores:

No tengo ningún recuerdo de la dosificación. No tener que ir a la farmacia ha sido genial, el estigma de estar en la farmacia y recibir la dosis, se acabó.

Los autores del artículo recuerdan que a pesar de su potencial para tener una influencia considerable en el estado mental de una persona y traer consigo síntomas de abstinencia debilitantes, el tipo de semillas de amapola necesarias para preparar un té poderoso son muy accesibles.

Por todo ello, finalizan que hay que poner mayor énfasis en los “peligros de la dependencia y los daños relacionados”, que dicen que “pueden subestimarse”. “La detección de rutina para el uso de semillas de amapola en entornos de tratamiento puede ayudar a brindar a los médicos una imagen más precisa del uso de opioides y la necesidad de tratamiento”, zanjan. [Medical Journal of Australia vía IFLScience]



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00