Lima, Perú
+5113014109

Desafiando el significado del propio legado

Desafiando el significado del propio legado


En su columna mensual sobre criptotecnología, el emprendedor en serie israelí Ariel Shapira cubre las tecnologías emergentes dentro del espacio de las criptomonedas, las finanzas descentralizadas (DeFi) y el blockchain, así como su papel en la configuración de la economía del siglo XXI.

Cuando se trata de examinar la economía de los tokens no fungibles (NFT) tal y como se ha ido configurando en los últimos meses, se pueden distinguir dos tendencias principales. Por un lado, un mercado completamente nuevo que permite a varios artistas unirse a una nueva economía de los creadores -los creadores de Bored Ape Yacht Club, varios tipos de creadores de pixel art y parpadeantes creativos como el creador de pinturas de mujeres de cuello largo, cuya venta le reportó al artista, de sólo 12 años, cerca de 1.394 Ether (ETH), lo que equivale en el momento de escribir este artículo a 6 millones de dólares.

Pero lo cierto es que un NFT es mucho más que eso. Sirva como ejemplo una de las primeras ventas significativas de NFT, cuando Jack Dorsey vendió el primer tuit que apareció en Twitter a cambio de una cantidad que entonces valía unos 2,9 millones de dólares. Ese NFT ganó valor, pero de hecho, su propia asimilación como NFT preservó una especie de herencia.

El día en que Twitter desaparezca de la red, o que desaparezca la anticuada plataforma de texto, como muchos sitios que formaron parte de los anales de la web y simplemente desaparecieron, lo único que quedará será aquello para lo que alguien haya creado un valor económico, más allá del valor simbólico. Un valor único, que se sostiene por sí mismo, y que hace de la conservación de la tradición y el patrimonio una operación sostenible.

Garry Kasparov realiza NFTs

Garry Kasparov, el ex campeón mundial de ajedrez, el hombre que ha ostentado ese título durante más años que nadie, ha decidido digitalizar su legado y convertir amplios capítulos de su pasado en un NFT.

«Mi aventura de NFT con 1Kind refleja mi deseo de toda la vida de asumir nuevos retos y trabajar con nuevas y emocionantes tecnologías», dice Kasparov. «Desde la inteligencia artificial hasta las criptomonedas y blockchain, siempre he creído que la innovación es el único camino para avanzar. Hemos colaborado estrechamente desde el principio para crear no solo artículos únicos, sino una forma completamente nueva de utilizar los NFT para contar una historia, una con historia real detrás. » «

Una de las cosas interesantes de Kasparov es su interés por las interfaces hombre-máquina. Kasparov es quizás el ajedrecista más famoso de todos los tiempos, el más joven en ganar el campeonato del mundo y el que más tiempo estuvo en el trono.

Pero, de hecho, sus partidas contra superordenadores le dieron su fama mundial. Kaspárov ha ganado en varias ocasiones a ordenadores de ajedrez de última generación, pero su derrota, en 1997, ante el ordenador Deep Blue de IBM marcó el punto de inflexión y simbolizó el hecho de que la inteligencia artificial consigue igualar e incluso alcanzar la inteligencia humana. En el plano simbólico, fue precisamente esta derrota la que vinculó el destino de Kasparov al desarrollo de la era digital.

Ahora, con el proyecto NFT que Kaspárov lanza junto con la plataforma 1Kind, vuelve a sacudir conceptos básicos: de herencia, legado e historia. Kasparov pretende crear una presencia digital para varios capítulos de su pasado, creando así un legado que no depende de exposiciones, vitrinas o libros de historia. Los objetos, fotos y cuadros que representan su pasado, los deja caer a través de los NFT, no para apoyar alguna economía de los creadores, sino como aquel tuit de Dorsey, para preservar un legado antes de que desaparezca, y para atraer a más personas como interesadas en preservar ese patrimonio. Como explica Kasparov:

«Es la primera vez que una vida entera se convertirá en NFT: mi vida. Quería compartir no sólo mis partidas de ajedrez y mis éxitos, sino todo lo que me ha formado y mi legado dentro y fuera del tablero».

Un nuevo capítulo de perseverancia patrimonial

A día de hoy, para documentar un patrimonio se necesitan libros, museos o visitas únicas. Pero todo ello requiere un apoyo masivo y prolongado; al fin y al cabo, un museo no puede ser dueño de sí mismo y necesita el apoyo del dinero de los contribuyentes o de fondos únicos. Pero cuando Kasparov hace público su legado en los NFT, está descentralizando la conservación del patrimonio. Pide a los coleccionistas que participen no sólo en su legado, sino también en su conservación. En el nivel más simple, si el propio Kasparov desaparece de la conciencia humana, incluso estos objetos del patrimonio perderán su valor. De modo que el interés de quien participa en la venta pasa a ser el mismo que el del propio Kaspárov. Preservar el patrimonio y exponerlo al mayor número de personas posible.

«El carácter profundamente personal de este proyecto queda patente en cada NFT. Mi familia y mi infancia, mi ascenso como campeón de ajedrez y la conquista del título mundial, y mis exploraciones en la política, la educación, la escritura y la oratoria. Entre los documentos y artefactos nunca antes vistos por el público se encuentran mis cuadernos personales y fotos familiares. El elenco incluye a los entrenadores que dieron forma a mi ajedrez, mi nuevo comienzo con una nueva carrera y familia después del ajedrez, y, a través de todo ello, mi mayor campeona desde el principio, mi madre.»

En la práctica, se trata de un experimento interesante. Al fin y al cabo, esta venta incluye no sólo arte digital, o representaciones de momentos pasados, como los Momentos de la NBA, sino también representaciones digitales de objetos reales como cuadernos, tarjetas, fotografías físicas del pasado de Kasparov y otros. Es decir, el comprador tendrá la propiedad digital de objetos, de los que otra persona puede tener la propiedad física.

Pero, de hecho, es posible que en el mundo hacia el que nos dirigimos no esté claro quién tendrá la propiedad más equitativa: el que tiene una copia en papel de una carta de juego en la caja fuerte, o el que tiene la representación digital, que puede mostrarse al mundo sin temor a que se dañe o desaparezca. El propio Kaspárov también admite que no es un reto menor, pero quizá sea de nuevo su forma de romper barreras y conceptos, en la transición a la era de la Web 3.0.

«Reconozco que estoy un poco nervioso, como cuando me senté en mi primer partido del campeonato del mundo, jugando contra un superordenador, o cuando dejé atrás el mundo familiar del ajedrez para luchar por la democracia en Rusia y más allá. Pero ¿qué somos sin nuevos retos? ¿Sin asumir riesgos? El statu quo nunca fue suficiente para mí, y con ese espíritu estoy encantado de compartir esta ambiciosa e inigualable colección. Espero que la gente la disfrute y no puedo esperar a ver lo que viene después», dice Kasparov.

Este artículo no contiene consejos ni recomendaciones de inversión. Cada movimiento de inversión y negociación implica un riesgo, los lectores deben realizar su propia investigación al tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí pertenecen únicamente al autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Ariel Shapira es padre, empresario, conferenciante, ciclista y es fundador y director general de Social-Wisdom, una agencia de consultoría que trabaja con startups israelíes y les ayuda a establecer conexiones con los mercados internacionales.





Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00