Lima, Perú
+5113014109

Cuando la Fórmula 1 se corría sobre un lago congelado

Cuando la Fórmula 1 se corría sobre un lago congelado


Gif: YouTube / Superventilen

Aunque el Campeonato Mundial de Fórmula 1 de la FIA de 2021 se extendió hasta mediados de diciembre, había cero posibilidades de que un copo de nieve tocara alguna pista de carreras en su calendario. El itinerario global del campeonato asegura que ninguna carrera se lleve a cabo en condiciones realmente frías. Aunque este no siempre ha sido el caso de la categoría más alta del automovilismo internacional.

Durante la década de 1930, la temporada de Grandes Premios en Europa solía comenzar en febrero con los Grandes Premios de invierno de Noruega y Suecia. Los eventos escandinavos estuvieron a la altura de su nombre con carreras sobre lagos congelados y carreteras llenas de nieve.

El Gran Premio de Invierno de Suecia de 1931 fue la primera de estas carreras. El circuito estaba en el centro de Suecia y se centró alrededor del lago Rämen, sin relación con la sopa de fideos japonesa. La superficie cubierta de hielo ocupaba 2 km del circuito, incluida la línea de salida y llegada y un estacionamiento para espectadores. El resto del circuito de 48 km se abría paso a través del bosque hasta otro lago congelado y volvía.

El piloto finlandés Karl Ebb ganó la carrera de 1931 en un Auburn. Muchos de los conductores escandinavos compitieron con coches estadounidenses modificados. Chrysler, Chevrolet y Ford superaban en número a las marcas europeas en la parrilla. Sin embargo, uno de los dos Mercedes-Benz SSK de la parrilla de salida estaba conducido por una de las mayores estrellas de la época, el piloto alemán Rudolf Caracciola. En este punto de su carrera, el futuro tres veces campeón de Europa solo tenía una victoria en un gran premio.

El recorrido de casi 50 km causó niveles muy altos de desgaste. Solo nueve de los veinte participantes de la carrera pudieron cruzar la línea de meta después de las ocho vueltas. Caracciola estuvo entre los que no finalizaron ya que su SSK sufrió un fallo mecánico en la cuarta vuelta. El otro SSK conducido por el piloto sueco Per-Victor Widengren también se vio obligado a retirarse en la misma vuelta.

Este clip informativo de la edición de 1933 de la carrera muestra cuán traicioneras eran las condiciones invernales en el campo de Rämen. El amplio segmento en el lago congelado contrastaba con secciones estrechas en caminos forestales y puentes. Per Victor Widengren ganó cómodamente el Gran Premio de Invierno de Suecia de 1933, esta vez conduciendo un Alfa Romeo.

A finales de la década de 1930, el interés de los espectadores y de los posibles participantes en las carreras de hielo de los grandes premios disminuyó significativamente. La idea de competir con los monoplazas más rápidos del planeta sobre superficies heladas se desvaneció rápidamente. Hoy en día, lo más cerca que estamos de una carrera de Fórmula 1 sobre hielo y nieve es cuando un equipo realiza una demostración estrafalaria.



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00