Lima, Perú
+5113014109

Consideraciones a tener en cuenta 5 años después de la crisis de The DAO y la bifurcación dura de Ethereum

Consideraciones a tener en cuenta 5 años después de la crisis de The DAO y la bifurcación dura de Ethereum



Una vulnerabilidad de un contrato inteligente en un fondo privado de una DAO generó primero una fuga de criptomonedas por valor de decenas de millones de dólares (miles de millones hoy día) y luego ocasionó la bifurcación dura o hard fork de la segunda mayor red blockchain: Ethereum. Se pueden encontrar miles de artículos que investigan esos eventos, incluyendo una página wiki. Aunque el propósito aquí son las conclusiones, refresquemos en la memoria lo que ocurrió hace cinco años.

The DAO era una startup que gestionaba un fondo de inversión en Ether (ETH) y operaba como un contrato inteligente en Ethereum. The DAO es un nombre propio que los fundadores decidieron tomar como referencia a un concepto general de organización autónoma descentralizada, o DAO, por sus siglas en inglés. El fondo afirmó desde el principio que operaba bajo los términos y condiciones de su contrato inteligente que no era más que el código de un programa desplegado en la blockchain. Su sitio web no contenía términos y condiciones legales, sino un aviso que proclamaba la supremacía del código de máquina sobre cualquier texto legible por humanos para explicar este código.

Sin embargo, The DAO se hizo tristemente célebre debido a una vulnerabilidad en su programa que permitió a un usuario desconocido drenar un tercio de sus fondos. La pérdida de 3.6 millones de Ether se valoró en aquel momento en unos 60 millones de dólares, o unos 7,300 millones de dólares a día de hoy. Ante las implicaciones negativas y la gran presión pública (el fondo tenía más de diez mil inversores) a la que se enfrentaba Ethereum, los responsables de la red decidieron introducir una bifurcación dura retroactiva de su blockchain.

Como resultado de la bifurcación, los fondos de The DAO se trasladaron a una dirección de recuperación, como si la fuga nunca hubiera ocurrido. Así, los usuarios del fondo pudieron reclamar sus inversiones de vuelta. Hubo objetores de la hard fork, por lo que aquellos que se opusieron continuaron utilizando la blockchain original de Ethereum, llamándola Ethereum Classic (ETC). Funciona hasta estos días utilizando la cadena de bloques genuina en la que el Desconocido es dueño de los fondos drenados.

Uno de los principales debates giró en torno a la pregunta: ¿Fue un robo? La Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC) investigó el caso y publicó su informe. Aunque no lo pusieron como pregunta principal, su informe contenía las palabras «robo» y «atacante» como si lo calificaran por defecto. Hasta el día de hoy, no ha habido ninguna investigación penal, o al menos las autoridades no la abordaron adecuadamente.

Curiosamente, justo después de esto, el Desconocido (para llamarlo de una manera más neutral, en lugar del «atacante») publicó una carta anónima en la que afirmaba que no creía que se tratara de una infracción ni de ningún tipo de violación de la ley o de los términos, haciendo referencia a aquella infame declaración en el sitio de The DAO de la prevalencia del contrato inteligente. De hecho, muchos comentaristas apoyaron la conclusión de que el Desconocido no hizo nada malo, ya que explotó la característica legítima del código, que objetivamente existía e incluso era conocida por los desarrolladores, como demostraron algunas investigaciones.

Consideraciones

Independientemente de quién lo haya hecho, el caso sigue teniendo muchas preguntas sin respuestas que son mucho más amplias de lo que parece, y mucho más difíciles, si no especulativas. Los filósofos, los gobiernos y las comunidades blockchain deben abordar estas preguntas para poder avanzar.

El caso ha mostrado al mundo cómo los contratos inteligentes pueden ser vulnerables, lo que hace cuestionable todo el concepto de «El código es la ley» (el jurista estadounidense Larry Lessig ideó este concepto mucho antes que la invención de la blockchain). También mostró cómo la retroactividad en blockchain puede ocurrir cuando la mayoría lo apoya, a pesar de la característica ampliamente referida de blockchain, de permanecer inmutable.

¿Qué sentido tiene eso, si son posibles bifurcaciones alternativas en la historia? ¿Se multiplican por cero todos los méritos de la tecnología? ¿Y si esto no es un defecto sino una ventaja que deberíamos aprender a trabajar correctamente? Vayamos aún más lejos, ¿y si nos encontramos con un nuevo fenómeno en el derecho y la gobernanza? ¿Hay que establecer paralelos para encontrar respuestas?

  • Paralelismo con la gobernanza y el derecho. Las leyes aprobadas de forma democrática (por ejemplo, por legisladores elegidos) reflejan el consenso de la mayoría. Normalmente, la minoría debe obedecer. No pueden violar la ley. Si el código es la ley, y la blockchain es un «estatuto» donde esta ley se escribe y se ejecuta en forma de contrato inteligente, entonces ¿qué es una bifurcación dura? ¿Es una desobediencia? Es poco probable. La retroactividad de la blockchain y las hard forks son siempre una opción posible. La bifurcación dura es una forma legítima (desde la perspectiva del código) para que la minoría proteja sus intereses y se separe de la mayoría si se altera el registro distribuido o se producen otros cambios no deseados. Las bifurcaciones duras y la retroactividad no son infracciones ni actos maliciosos: son normales en esta tecnología.
  • Paralelismo con los negocios. Ethereum en sí puede considerarse un tipo de negocio, por ejemplo, los mineros crean y validan bloques y obtienen ingresos. Si es así, ¿cómo es posible que el negocio se separe? Un departamento no puede separarse de la empresa slo por la voluntad de dicho departamento. Sin embargo, esto puede ocurrir por decisión de los accionistas o de las autoridades (por ejemplo, un tribunal). Normalmente, en las empresas se distinguen las funciones de gobierno y producción, por ejemplo, los accionistas y una fábrica. Sin embargo, ¿quiénes son los mineros: las autoridades o los productores?
  • Paralelismo con el derecho penal y la justicia. Hay opiniones opuestas sobre si el Desconocido cometió un delito o explotó legítimamente una posibilidad no declarada del código. The DAO nunca ha introducido los términos y condiciones en lenguaje humano y hablado y ha declarado que el contrato inteligente define los términos. Por lo tanto, no hay un contrato oficial en un sentido tradicional, de manera que podamos definir un incumplimiento. Cualquier palabra humana para describir ese código sería la interpretación de alguien. Los que no creen que fuera un delito destacan que «nadie puso un aviso de infracción». El mal diseño del contrato inteligente no podía proteger el fondo. Los usuarios eran libres de actuar a su antojo, ya que no había prohibiciones legales. No se castiga a la gente por beber de un arroyo si no hay señales de propiedad privada. Por lo tanto, las leyes contractuales y privadas no lo protegían. Curiosamente, la SEC utilizó las palabras «atacante» y «robar» en su informe, pero no se encontró ninguna investigación penal a través de otros informes gubernamentales.
  • Paralelismo con la ley de la mafia. Si fue un delito, ¿entonces qué fue la hard fork? ¿Fue una ley de la mafia? Robar «de vuelta» no es una forma legítima de justicia y devolución de la propiedad. En una sociedad civilizada, también está clasificado como delito. Hay policías, fiscales, tribunales y alguaciles creados exactamente para eso. ¿Se trata de un fenómeno de la nueva justicia blockchain, basado en una forma específica de democracia digital?
  • Paralelismo con la anarquía. Si no fue ni un crimen ni un acto de justicia, ¿entonces qué? Tal vez fue una forma pura de competencia de mercado, donde no existen autoridades ni poder estatal. Entonces, hay una palabra que describe esto y es la anarquía, que se puede definir como «el estado de una sociedad que se constituye libremente sin autoridades ni órgano de gobierno», o en este caso, la anarquía cripto.

Todas estas preguntas están aún por explorar. Hacerlo garantizará el desarrollo de una mejor política pública hacia la tecnología blockchain y una mejor estrategia para las futuras DAO.

Este artículo no contiene consejos o recomendaciones de inversión. Todas las inversiones y operaciones implican un riesgo, y los lectores deben llevar a cabo su propia investigación a la hora de tomar una decisión

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son sólo del autor y no necesariamente reflejan o representan los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Oleksii Konashevych es becario de doctorado en el programa de Doctorado Internacional Conjunto en Derecho, Ciencia y Tecnología financiado por el gobierno de la UE. Oleksii ha estado colaborando con el Blockchain Innovation Hub de la Universidad RMIT, investigando el uso de la tecnología blockchain para la gobernanza y la democracia electrónica. También trabaja en la tokenización de los títulos de propiedad inmobiliaria, las identificaciones digitales, los registros públicos y el voto electrónico. Oleksii fue coautor de una ley sobre peticiones electrónicas en Ucrania, colaborando con la administración presidencial del país y sirviendo como gerente del Grupo de Democracia Electrónica no gubernamental de 2014 a 2016. En 2019, Oleksii participó en la redacción de un proyecto de ley sobre la lucha contra el blanqueo de capitales y las cuestiones fiscales de los criptoactivos en Ucrania.

Sigue leyendo: 



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00