Lima, Perú
+5113014109

cómo los activos digitales marcan la diferencia en medio de una guerra

cómo los activos digitales marcan la diferencia en medio de una guerra



El actual conflicto en Ucrania se ha convertido en una prueba de estrés para las criptomonedas en muchos aspectos tangibles. Los activos digitales han surgido como un medio eficaz para apoyar directamente los esfuerzos humanitarios, y la industria de las criptomonedas, a pesar de la enorme presión, ha demostrado en gran medida ser una comunidad madura, dispuesta a cumplir con las políticas internacionales sin comprometer los principios fundamentales de la descentralización.

Pero hay otro papel vital que las criptomonedas han desempeñado durante estos trágicos acontecimientos: Se está convirtiendo en algo cada vez más familiar para aquellos que se han visto aislados de los sistemas de pago que antes parecían infalibles.

Las infraestructuras financieras tradicionales no suelen funcionar bien durante los enfrentamientos militares y las crisis humanitarias. Desde la hiperinflación y la escasez de efectivo hasta la destrucción de los cajeros automáticos, las crisis pueden interrumpir la capacidad de funcionamiento del sistema bancario y amenazar el suministro de dinero para millones de personas normales.

Cointelegraph habló con algunas de las personas que experimentaron estas interrupciones de primera mano durante los primeros días y semanas de la guerra. Algunos de ellos no sabían mucho sobre criptografía y tuvieron que aprender rápidamente, mientras que otros tuvieron la suerte de haber tenido alguna experiencia con activos digitales a la que pudieron recurrir.

Algunas de estas personas son de Ucrania y han experimentado directamente las luchas de la guerra, mientras que otras son de Rusia y tuvieron que abandonar el país cuando sus vidas ordinarias se derrumbaron de la noche a la mañana. Sus historias revelan que, cuando el mundo se derrumba, es la gente corriente a la que las criptomonedas proporcionan la última línea de apoyo, no las élites corruptas.

«Las criptomonedas se crearon originalmente para que ningún gobierno o individuo pudiera controlarlas»

Viktoria Fox es una empresaria ucraniana-estadounidense fundadora y directora general de Polaris Capital, una empresa de minería de criptomonedas. Sus padres se trasladaron de Ucrania a Estados Unidos durante el tumulto de la década de 1990 posterior a la Unión Soviética. Cuando estalló la guerra el 24 de febrero, su familia estadounidense empezó a recibir llamadas telefónicas de sus parientes en Ucrania. Ante el avance de las tropas rusas en el país, el Banco Nacional de Ucrania detuvo inmediatamente la circulación de todos los valores y limitó las retiradas de efectivo, creando un frenesí en todo el país.

Aunque el banco central afirmó que los sistemas bancarios y financieros seguían siendo «resistentes» tras la invasión rusa, los familiares de Fox contaron una historia diferente desde el terreno:

«Lo que me han dicho es que los bancos están cerrados y que todos los cajeros automáticos ya no tienen dinero. Después de dos semanas de guerra, mis parientes, como la mayoría de las familias, se quedaron completamente sin efectivo».

Desde entonces, Fox les envía Bitcoin (BTC), que empezó a funcionar como sustituto del dinero en efectivo para vendedores y conciudadanos, un medio para pagar casi cualquier cosa, desde comida hasta taxis. El tío de Viktoria utilizó Bitcoin para compensar a un conductor que viajó seis horas para llevarle de Kharkiv a la parte occidental del país.

Según la experiencia de Fox, la mayoría de los ucranianos prefieren realizar sus transacciones a través de bolsas mundiales establecidas, como Coinbase y Binance, aunque algunos también confían en las bolsas ucranianas.

«Creo que es importante recordar que las criptomonedas, especialmente el Bitcoin, se crearon originalmente para que ningún gobierno o individuo pudiera controlarlas», señaló Fox. «Si bien sería tentador castigar a los rusos ‘malos’ y recompensar a los civiles ucranianos inocentes, derrota todo el propósito de una moneda o activo descentralizado». Ella no cree que el endurecimiento del control gubernamental sobre las criptomonedas ayude a la gente común durante esta o cualquier guerra futura.

«Para mí, como anarquista, era una cuestión de elección ideológica, no de comodidad»

Hasta hace unas semanas, «Andrey» vivía en la ciudad rusa de San Petersburgo, donde nació. Andrey es desarrollador front-end y tiene cierta experiencia profesional con plataformas de blockchain. «Probablemente no podría escribir un contrato inteligente, pero seguro que sé cómo utilizar las criptomonedas en las operaciones financieras diarias», dijo. «Tengo experiencia retirando USDT aquí y allá, y nunca lo hice a través de tarjetas bancarias. Para mí, como anarquista, era una cuestión de elección ideológica, no de comodidad.»

Cuando Andrey se dirigió a Berlín el cuarto día de la guerra, la totalidad de sus pertenencias consistía en un ordenador portátil, un par de camisetas y una cartera de hardware que contenía algunos stablecoins ganados con esfuerzo:

«Tuve que utilizarlas para comprar billetes de avión para viajar dentro de Europa. Lo último que conseguí hacer con mi tarjeta Visa fue alquilar un piso en Airbnb durante dos semanas. Tuve la suerte de tener un montón de amigos en Europa, y ahora me ayudan a pagar con tarjetas cuando es necesario. Yo sólo les envío las monedas».

A largo plazo, Andrey admitió que sigue necesitando fiat para comprar alimentos y otras necesidades. Todavía tiene que aprender las herramientas de retirada de dinero entre pares disponibles en Europa. Aun así, considera que la decisión de adquirir un monedero físico para criptomonedas es una de las decisiones más inteligentes de su vida. «No es que me estuviera preparando para algo así, pero, ya sabes, cuando se vive bajo el autoritarismo, es mejor ser independiente de los bancos locales».

Andrey admitió que retirar criptomonedas en una nueva jurisdicción también podría suponer un gran problema. Dijo:

«A pesar de mi conocimiento general del sector, ahora mismo estoy en una posición difícil. En Alemania se aplican requisitos muy estrictos a la retirada de dinero en efectivo, y todavía estoy investigando la forma de hacerlo.»

No se trata sólo de necesidades personales. Andrey es un ciudadano ruso cuyo padre nació y creció en el sur de Ucrania. No tiene una forma legal de donar dinero para apoyar el esfuerzo de ayuda a los civiles ucranianos: tal acto podría ser considerado un delito penal o incluso alta traición por el gobierno. Andrey señaló:

«Como muchos otros en Rusia, tengo amigos en Ucrania. Algunos de ellos están ahora en Kiev, durmiendo en refugios antibombas bajo el fuego de la artillería. Mis problemas no son nada comparados con los suyos. Para ayudarles, tuve que encontrar a alguien sobre el terreno que aceptara cambiar mis USDT por hryvnias [la moneda ucraniana]. Después de asegurarme de que las tarjetas bancarias de mis amigos funcionaban, aproveché esta oportunidad. La suma no era enorme, pero espero que al menos fuera una ayuda».

«No podíamos recibir transferencias internacionales a cuentas ucranianas»

Anna Shakola, natural de Kiev, empezó a trabajar como gestora de proyectos de NFT en Cointelegraph en noviembre de 2021, varios meses antes de que estallara la guerra. Ella no había utilizado las criptomonedas como método de pago hasta que comenzó la crisis: «Sinceramente, nunca había pagado con criptomonedas, salvo para realizar transacciones en NFT. Sólo utilizaba estos activos como herramienta de inversión».

Shakola tuvo que aprender rápido, ya que durante las tres primeras semanas de la guerra, el sistema financiero fiat estuvo parcialmente congelado: «No podíamos recibir transferencias internacionales a cuentas ucranianas y también tuvimos algunos problemas con las transferencias fiat nacionales». Tras acostumbrarse a realizar las transacciones cotidianas con monedas digitales, conoció Unchain, un proyecto benéfico fundado por activistas ucranianos de blockchain.

Unchain comenzó a canalizar las donaciones a los civiles ucranianos el 27 de febrero, después de que una red de intercambios de criptofichas locales apoyara la iniciativa. El siguiente paso fue emitir tarjetas de regalo de débito virtuales conocidas como «Tarjetas de Ayuda» en cooperación con el banco Unex, con sede en Kiev, y Weld Money. Las tarjetas están diseñadas para ayudar a las familias -madres e hijos- que no tienen tiempo de aprender a usar las criptomonedas en medio de la guerra. Unchain acepta donaciones en criptomonedas y las convierte en hryvnias para el receptor. Tiene previsto financiar hasta 10.000 tarjetas de ayuda.

La guerra ha sacudido sin duda el orden económico mundial, y también se ha convertido en una profunda prueba de estrés para la industria de las criptomonedas. A pesar de las sospechas de que los activos digitales podrían socavar el régimen de sanciones internacionales, han surgido recién marcados como un sistema de pagos resistente y flexible con el potencial de ayudar a millones de personas en su día más difícil.

No es casualidad que el gobierno ucraniano haya defendido medidas para desarrollar su economía digital después de la guerra. El 16 de marzo, el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy firmó una ley para construir un marco legal para que el país establezca un mercado de criptomonedas regulado. Dada la necesidad de reconstruir el país una vez terminadas las hostilidades, la experiencia de la nación con las criptomonedas será probablemente fundamental para desarrollar una economía digital próspera.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00