Lima, Perú
+5113014109

China está sacando dinero de EE.UU. con Bitcoin

China está sacando dinero de EE.UU. con Bitcoin


La actual guerra comercial entre Estados Unidos y China está en su cuarto año. El ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump, vio resultados diferentes a los que esperaba inicialmente: Estados Unidos se ha visto perjudicado por el aumento de los aranceles y las sanciones a las empresas chinas y no se ha beneficiado de ello casi en la misma medida. Le ha costado al país hasta 245.000 puestos de trabajo. La Cámara de Comercio de Estados Unidos calculó que la situación pone en riesgo las exportaciones de cada estado. Por ejemplo, sólo el daño a las exportaciones de Florida ha alcanzado ya los 1.900 millones de dólares.

Al mismo tiempo, China adoptó un enfoque más inteligente: No sólo impuso sanciones recíprocas y exportó sus productos a través de países intermediarios (Vietnam, Taiwán y México), sino que también hizo que Estados Unidos pagara por activos no garantizados y mal regulados: las criptomonedas.

Miles de millones ocultos

Estados Unidos inyecta anualmente miles de millones de dólares en la economía china sin siquiera sospecharlo. La razón es que la mayor parte del Bitcoin (BTC), que se intercambia principalmente por dólares estadounidenses en todo el mundo, se mina en China. Alberga el 65% de todas las granjas de minería.

Para obtener recompensas de Bitcoin, potentes ordenadores resuelven complejos problemas matemáticos las 24 horas del día. Una parte de las monedas recién minadas va directamente a los exchanges de criptomonedas, mientras que el resto puede guardarse en las billeteras de criptomonedas de los mineros, pero finalmente se vende a dólares. Cada día se minan una media de 900 BTC, y los ingresos diarios totales son de unos 31 millones de dólares (a finales de junio). Esto significa que, en sólo un año, los mineros han ganado más de 10.000 millones de dólares.

Teniendo en cuenta la parte de China en las granjas de minería, los mineros locales han ganado unos 7.000 millones de dólares desde el verano pasado. Si tanto el precio del Bitcoin como su popularidad siguen aumentando, los ingresos se duplicarán o incluso triplicarán cada año. De una forma u otra, el dinero circulará por toda la economía del país: Se gastará, se ahorrará o se invertirá.

Relacionado: Prediciendo el precio de Bitcoin mediante modelos cuantitativos, parte 1

Bajo el control del Partido

El gobierno chino es muy consciente del volumen y la importancia de las inversiones en dólares a través de las criptomonedas. A pesar de la creciente regulación, las autoridades obviamente no van a prohibir el Bitcoin.

China restringió las transacciones de criptomonedas para los bancos y las empresas de pago ya en 2013. En 2017, las autoridades también cerraron los exchanges de criptomonedas locales y bloquearon el acceso a las plataformas extranjeras. Dicho esto, los locales podían poseer criptomonedas legalmente todo este tiempo. Lo que vemos ahora es esencialmente un recordatorio de las restricciones anteriores impuestas a las instituciones financieras en lugar de la introducción de otras nuevas. Por un lado, las autoridades chinas quieren evitar la «transmisión de riesgos individuales al ámbito social» y, por otro, dejan la puerta abierta de par en par a los inversores extranjeros.

Al mismo tiempo, las autoridades chinas han empezado a restringir la minería, lo que preocupa a muchos en el mercado. Las razones oficiales son el excesivo consumo de energía y las emisiones de dióxido de carbono que impiden al país alcanzar la neutralidad de carbono en 2060. Pero la situación real difiere un poco de las declaraciones oficiales.

Relacionado: ¿Llegó el fin para los mineros de criptomonedas chinos? Los equipos se mueven tras la represión del gobierno

En primer lugar, los mineros chinos ya se abastecen de energía hidroeléctrica más barata, que está muy desarrollada en las provincias del sur, y sólo cambian al combustible fósil durante la estación seca de invierno, cuando emigran al norte.

En segundo lugar, las autoridades han prohibido totalmente los nuevos proyectos mineros y los existentes en tres regiones: Qinghai, Mongolia Interior y Xinjiang. Otras provincias ricas en recursos hidroeléctricos, como Yunnan o Sichuan, no tienen prisa por imponer una prohibición total. Aunque Yunnan tenía previsto cerrar sólo las granjas mineras ilegales de BTC «con una campaña contra el mal uso de la electricidad», más tarde, en junio, se informó de que se habían cerrado todas las explotaciones mineras de la provincia de Yunnan.

Las autoridades chinas parecen estar poniendo orden en lugar de declarar la guerra a las criptomonedas. Las limitaciones tecnológicas de la oferta de Bitcoin van a jugar a favor de China: permite al país influir en el precio de la criptomoneda mientras la mantiene en posesión de los mineros y sin venderla en los mercados financieros. Sin embargo, si las restricciones siguen endureciéndose, la potencia minera podría redistribuirse entre otros países. Los fabricantes chinos de equipos de minería –BTC.TOP, Huobi y HashCow– han anunciado que suspenden las ventas nacionales y amplían su presencia internacional, incluso a Norteamérica.

Quién recogerá la idea

A primera vista, la posibilidad de que los mineros chinos se trasladen a Norteamérica parece beneficiosa para Estados Unidos. Pero los expertos señalan que el continente no tiene mucha capacidad energética ociosa. Además, el traslado de países lleva un tiempo que los competidores pueden aprovechar.

La idea de tomar el control no sólo de las transacciones en criptomonedas, sino también de la minería de Bitcoin, está ganando rápidamente terreno en los países en desarrollo. En Irán, la minería se ha convertido en una de las industrias más accesibles en medio de las duras sanciones de Estados Unidos. El gobierno iraní está tomando casi el mismo camino que China: Las autoridades van a prohibir el uso de criptomonedas generadas en el extranjero, pero permiten pagar bienes importados con monedas minadas en el país. El año pasado, Irán ganó más de 400 millones de dólares con la minería de criptomonedas, mientras que los ingresos de Estados Unidos fueron sólo el doble.

Otro país que planea el desarrollo de proyectos de minería es El Salvador -el primer país que adoptó Bitcoin como moneda de curso legal– y que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se negó a visitar. El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, está considerando capitalizar la energía «muy barata, 100% limpia y 100% renovable» de los volcanes locales.

Relacionado: ¿Qué hay realmente detrás de la «Ley Bitcoin» de El Salvador? Expertos responden

En este contexto, Kazajistán parece ser el país políticamente más neutral. Aquí, un enorme centro de minería de Enegix con una capacidad de 180 MW y hasta 50.000 equipos de minería comenzará a funcionar en septiembre. Además, el fabricante chino de equipos mineros Canaan ha creado un nuevo centro de servicios en Kazajistán.

China podría explotar la exportación de sus granjas de criptomonedas como un medio para debilitar aún más la economía estadounidense, mientras que el gobierno de Estados Unidos no tiene ninguna influencia significativa para detener la salida de dólares causada por las transacciones de criptomonedas. Imponer una prohibición de las criptomonedas para los estadounidenses sería simplemente antidemocrático.

La única opción para el gobierno estadounidense es debilitar el atractivo de Bitcoin a través de todos los medios posibles. Esto explicaría por qué Elon Musk, el propietario de algunas de las mayores empresas estadounidenses, Tesla y SpaceX, cambió repentinamente de apoyar a Bitcoin a criticar su impacto ambiental.

Relacionado: Los expertos responden: ¿Cómo afecta Elon Musk al criptoespacio?

Lo mismo ocurrió con Greenpeace, que ya no acepta donaciones de criptomonedas, a pesar de que lo había hecho durante los últimos siete años. Parece que la creciente campaña contra Bitcoin tiene más que ver con la política que con el medio ambiente.

Este artículo no contiene consejos o recomendaciones de inversión. Todas las inversiones y operaciones implican un riesgo, y los lectores deben realizar su propia investigación a la hora de tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son únicamente del autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Sigue leyendo:

Alex Axelrod es el fundador y CEO de Aximetria y Pay Reverse. También es un emprendedor en serie con más de una década de experiencia en funciones tecnológicas de liderazgo. Fue director de big data en el centro de investigación y desarrollo de JSFC AFK Systems. Antes de este cargo, Alex trabajó para Mobile TeleSystems, el mayor proveedor de telecomunicaciones de Rusia, donde dirigió el desarrollo de sistemas antifraude y de ciberseguridad.





Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00