Lima, Perú
+5113014109

CEO de Star Atlas declara que el juego utiliza NFT y recursos DeFi para crear un metaverso «autosuficiente»


Esta será una semana histórica tanto para los desarrolladores como para los fans de Star Atlas. El martes se publicó el minijuego que permite a los jugadores elegir de cuál de las tres facciones que se disputan el poder y los recursos intergalácticos quieren formar parte.

Tras elegir entre humanos, un consorcio de especies alienígenas o androides conscientes, los jugadores pueden definir sus perfiles y trazar sus primeras estrategias con vistas a la evolución futura del juego. Cada facción habita una región diferente de la galaxia y tiene habilidades y recursos particulares. 

Los humanos habitan el territorio de Mud y destacan por su trabajo y potencia de fuego. Los ciborgs conscientes ocupan el sector Ustur, son exploradores y extremadamente fuertes. Y los alienígenas de la región de Oni son diplomáticos y poseen el mayor grado de desarrollo tecnológico.

La formación de los primeros gremios, grupos de jugadores de la misma facción con intereses y objetivos comunes, también puede ofrecer una ventaja competitiva a los pioneros del metaverso de Star Atlas.

El miércoles se publicó un nuevo tráiler en YouTube. Visualmente impactante, la pieza responde a algunas preguntas sobre el juego, deja otras muchas abiertas y presenta una tenue premisa narrativa: la búsqueda de una nave perdida hace 20 años que lleva a los navegantes intergalácticos a los recovecos del universo.

Por último, el jueves se pondrán a la venta en el mercado del juego dos nuevas naves espaciales en edición limitada de NFT.

El Pearce F4 es una nave de tamaño medio, de 39 metros de longitud, llamado Peacekeeper. El raro vehículo espacial tendrá 2.200 unidades a disposición de los interesados, con un precio inicial de USD 2,500. El segundo es el Fimbul ECOS Greenader, un imponente y potente bombardero de 130 metros. De categoría épica, sólo tendrá 750 unidades disponibles para la compra, a un precio de USD 8,200.

Para los que aún no hayan oído hablar de Star Atlas, se trata de uno de los proyectos de la industria del juego en blockchain basado en el modelo «play-to-earn» (jugar para ganar) que más expectativas está levantando entre el público y los medios de comunicación.

En la primera parte de la entrevista exclusiva concedida a Cointelegraph, el CEO de Star Atlas, Michael Wagner presentó algunos conceptos e ideas sobre el metaverso. Sus premisas e implicaciones tecnológicas, pero sobre todo su potencial disruptivo en relación con la oranización económica, política y social del mundo contemporáneo.

Ahora, en la continuación de la conversación, Wagner avanza algunos detalles sobre la jugabilidad de Star Atlas y cómo la integración de NFT y DeFi es capaz de crear un metaverso próspero y autosostenible, en el que las personas podrán generar ingresos a través de procesos colaborativos organizados en forma de DAO (Organización Autónoma Descentralizada).

Cointelegraph: El juego y los NFT han estado impulsando la industria en los últimos meses y Star Atlas los combina de una manera muy particular. ¿En qué medida los conceptos de escasez digital y exclusividad de los NFT son fundamentales para la experiencia del jugador en Star Atlas?

Michael Wagner: Tenemos un enfoque ligeramente novedoso de la escasez o la rareza, porque creemos que todo el mundo debería tener acceso al juego. Así que tenemos naves que cuestan USD 15. No son NFT muy raros. Están pensados para ser la baza de entrada para cualquiera que quiera unirse al juego. Ese es nuestro precio base.

A partir de estas pequeñas naves, tenemos otras nueve categorías de naves que aumentan esencialmente en tamaño y también en rareza. Tenemos de todo, desde naves individuales hasta naves nodriza de clase Titán que pueden albergar a miles de jugadores. Son activos que veremos utilizar a los gremios, que son colectivos de jugadores. Una sola nave cuesta más de USD 10 millones. Pero sólo hay una de esos, ¿no?

Así que intentamos equilibrar esas diferencias en nuestra campaña de lanzamiento. Queremos que haya inclusión y accesibilidad, pero también queremos fomentar la capacidad de los jugadores para crear riqueza con el tiempo en el universo del juego. Si reinviertes en ti mismo y utilizas tus ingresos para comprar más activos de valor, entonces tienes el potencial de generar más y más ingresos para tu propio beneficio.

Así que esa es realmente la propuesta: no hacer que todo sea súper raro, sólo hacer que los artículos más caros y más deseables sean un motor para la evolución del jugador.

Nave espacial Fimbul ECOS Greenader. Fuente: medium.com/star-atlas

Cointelegraph: Los juegos play to earn han atraído a muchos jugadores, con la promesa de que los jugadores dedicados pueden ganarse la vida jugando, especialmente en economías emergentes. ¿Qué tipo de ocupaciones podrán realizar los jugadores para generar ingresos en Star Atlas?

Michael Wagner: Los mercados emergentes son uno de nuestros mayores objetivos, especialmente a largo plazo. Estamos desarrollando un juego que tendrá unos requisitos informáticos y de hardware muy intensos. Pero también estamos desarrollando el juego para ofrecer una experiencia en el navegador web. Y en el futuro, también tendremos una experiencia móvil.

En cuanto a las ocupaciones en sí, muchas se basan en la mecánica del juego y abarcan un amplio abanico de posibilidades. Por ejemplo, los jugadores pueden convertirse en pilotos de reconocimiento, mineros que extraen recursos del subsuelo, agricultores que cultivan alimentos, operadores de estaciones espaciales.

Para asumir una de estas funciones hay que tener los activos necesarios para desempeñarlas. Así que si quieres operar con equipos de minería, necesitarás poseer o arrendar tierras, necesitarás el equipo de minería, necesitarás reemplazar los taladros con el tiempo. Si quieres ser piloto de exploración, tendrás que tener la nave adecuada o tendrás que ofrecer tus servicios a posibles interesados.

Pero también podrías ocupar un puesto que requiera más especialización. Los líderes del gremio que coordinan a sus equipos para gestionar los recursos y el tiempo de forma más eficaz son como los CEOs.

Así que hay varias opciones. Salir y experimentar es la mejor manera de que tu personaje gane habilidad y experiencia. Es lo mismo en la vida real. Cuanto más se realiza una actividad, más se especializa.

Cointelegraph: En la práctica, ¿cuáles son los primeros pasos que puede dar un jugador para iniciar su viaje en el metaverso de Star Atlas?

Michael Wagner: Necesitas conectar una billetera en la blockchain de Solana para conectarte a la dApp del juego. Después, la selección de la facción es el punto de entrada al metaverso de Star Atlas. Tienes que decidir en qué unidad económica quieres participar. Puedes jugar con cualquier personaje, sin importar la raza. La elección de la facción determina, en primer lugar, una alineación económica.

Entorno inmersivo de Star Atlas. Fuente: medium.com/star-atlas

Si te unes a un gremio con algunos amigos, por ejemplo, es importante que todos formen parte de la misma facción, pues el gremio debe operar colectivamente desde una única facción.

Habrá relaciones comerciales de interacción entre las diferentes facciones, y los jugadores que quieran desempeñar este papel necesitarán un pasaporte. Estos comerciantes tendrán una importancia fundamental en el universo de Star Atlas, ya que será necesario negociar y comerciar con productos y servicios entre las facciones.

Cointelegraph: Star Atlas tiene dos tokens: el token nativo del juego, llamado ATLAS, y el token de gobierno, llamado POLIS. ¿Cuáles son las funciones de cada uno y cómo se relacionan dentro y fuera de la experiencia de juego?

Michael Wagner: Atlas es el medio de intercambio, esencialmente es la moneda del metaverso. Por tanto, no es sólo el mecanismo de recompensa económica que los jugadores obtienen por completar diversas actividades, sino también la unidad de cuenta para todos y cada uno de los costes operativos. En Star Atlas, los costes operativos existen de muchas formas.

Por ejemplo, tenemos el concepto de impuesto sobre el valor del suelo, que es esencialmente como un impuesto sobre la propiedad. Debes pagarla sólo por tenerla y por las actividades que realices en ella.

Otros costes recurrentes son los de mantenimiento. La reparación de su nave si está dañada, la necesidad de reabastecimiento de combustible, la sustitución de piezas degradadas.

Todos estos costes están denominados en Atlas. Por lo tanto, los jugadores deben mantener el control de sus recursos para poder hacer frente a estos costes, que deberían consumir como máximo entre el 10% y el 20% de sus ingresos totales para que puedan obtener un beneficio real jugando.

Polis es el token de gobernanza. Es útil fuera del juego e impulsa los procesos de toma de decisiones sobre el desarrollo a largo plazo del proyecto. A través del staking de Polis se le permite presentar propuestas y participar en la votación de las mismas.

Cosas como los calendarios de publicación de activos o la adopción de las contribuciones de los creadores de contenidos de todo el mundo al desarrollo de la plataforma, nuevos elementos, nuevas ideas para el metaverso. Al final, nuestro equipo de desarrolladores aplica esos cambios. Todo esto se impulsa a través de la gobernanza.    

Y en el entorno del juego, tenemos tres niveles de DAO que también se coordinan a través de Polis. Hay tres facciones diferentes en el juego y cada facción tiene su propio DAO.

También hay DAO regionales, que están más relacionados con sistemas solares específicos, o incluso con un solo planeta. Y luego está lo que llamamos Corporaciones Autónomas Descentralizadas, que son los gremios. 

Los gremios permiten a los grupos de jugadores gestionar internamente su propio gobierno, promoviendo una especie de control de la productividad de sus miembros y determinando también qué hacer con los recursos acumulados en su tesorería. Habrá votaciones para decidir en qué gastar ese dinero.

Podría ser invertir en seguridad, podría ser comprar un nuevo activo, podría ser adquirir más tierra para cultivar o algo así. Y todo ello impulsado por Polis.

Hasta ahora, nada de eso se ha hecho. Es justo lo que queremos conseguir. Es nuestra visión del juego y de cómo debería estar estructurado.

Nave espacial Pearce F4. Fuente: medium.com/star-atlas

Cointelegraph: ¿Por qué eligieron la blockchain de Solana para el desarrollo de Star Atlas?

Michael Wagner: Para nosotros era importante que se tratara de una red con un gran potencial de escalabilidad a largo plazo. Y Solana, incluso con un poco de inestabilidad en esta etapa inicial, es realmente la única blockchain con una escala similar a la de la web que existe hoy en día.

Actualmente, la red es capaz de procesar más de 50,000 transacciones por segundo. Por lo tanto, cualquier cambio de estado tarda unos 400 milisegundos en ser notificado y aplicado en la red. Esto es muy rápido para blockchain, además de los bajos costes de transacción.

Cuando la red crece, la escalabilidad también lo hace y eso es muy importante para nosotros porque proyectamos una base de usuarios que potencialmente será de miles de millones. Eso si llegamos a la audiencia global que pretendemos.

Nuestra relación con los responsables del protocolo comenzó cuando sólo había unos 20 proyectos en desarrollo y nosotros éramos los únicos. Así que recibimos mucho apoyo de ellos desde el principio, nuestras comunidades se formaron de forma cruzada.
 
Otro componente clave es el énfasis de Solana en DeFi (finanzas descentralizadas). Aunque no somos un proyecto exclusivamente DeFi, entendemos que hay muchos componentes de las finanzas descentralizadas que queremos poner a disposición para potenciar las ganancias de nuestros jugadores.

Por ejemplo: un jugador gana Atlas en el entorno del juego, convierte una parte de ellos en USDC y puede entrar en un fondo de liquidez para generar beneficios a través del yield farming o incluso del staking, sin tener que transferirlo a una cuenta bancaria. Tienes tu propia cuenta bancaria en el mundo digital.

Cointelegraph: Han realizado un exitoso lanzamiento de tokens, el mercado ya está abierto al público, hay un minijuego en camino. ¿Cuáles son los próximos pasos en la hoja de ruta de Star Atlas?

Michael Wagner: No pensamos en fechas porque estamos desarrollando una tecnología disruptiva. Muchas cosas no se han hecho nunca antes. Así que se requiere mucha investigación y desarrollo por nuestra parte para averiguar exactamente cómo hacer que estos sistemas funcionen.

No hemos fijado un calendario. La siguiente fase es lanzar un modo del juego, que llamamos «Misiones de navegación». En él, los jugadores podrán explorar el espacio con sus naves espaciales y utilizarlas en determinadas misiones. Al completarlos con éxito, serán recompensados con Atlas u otras bonificaciones.

Todavía no habrá vuelos de navegación, pero ya dará a los jugadores la posibilidad de beneficiarse de los activos en los que hayan invertido. A partir de ahí, pasaremos al desarrollo del terreno. Y ese ciclo de juego incluye la minería y la agricultura.

Y luego la construcción de la estación espacial orbital. La gente podrá comprar o construir plataformas, ampliando sus estaciones espaciales para incluir cosas como estaciones de reabastecimiento, hangares, refinerías, etc.

Además de utilizarlos para sí mismos, también podrán ofrecer servicios a otros jugadores. Sólo a modo de ejemplo: si tienes una estación espacial orbital en una región oscura del espacio y otro jugador pasa por allí, necesitando reabastecerse de combustible, si eres capaz de ofrecer el servicio, puedes captar parte de los ingresos de esa transacción. Ese es el espíritu del juego. 

También lanzaremos una herramienta de configuración de naves espaciales a finales de año, en la que podrás personalizar los componentes del vehículo y añadir miembros a la tripulación. Y en algún momento entre finales de este año y principios del próximo, tendremos una versión totalmente refinada del minijuego para que la gente se entretenga mientras seguimos desarrollando el juego en Unreal Engine. 

Ahora, los experimentos con Unreal Engine también están en plena producción. Podemos tener el primer módulo de Unreal Engine entregado el 31 de diciembre. Es una predicción temprana.

Y luego pasaremos a trabajar en aspectos cada vez más amplios del metaverso durante los próximos dos años. Probablemente se necesitarán muchos años para terminar de construir el metaverso 3D que planeamos crear.

Entorno inmersivo de Star Atlas. Fuente: medium.com/star-atlas

Cointelegraph: En la industria de las criptomonedas, las comunidades son un elemento clave para el éxito de un proyecto. Star Atlas está construyendo una comunidad comprometida con el proyecto. ¿Qué se puede decir de esta gente? ¿Quiénes son?

Michael Wagner: Han sido increíbles, muy apasionados y alentadores. En cuanto a la demografía, la mayor parte procede de Asia. Corea del Sur, China, Vietnam, Singapur, son las regiones donde el juego es más popular. Sudáfrica también, algunos son de la India y de Filipinas, por supuesto. La mayor parte de nuestro público procede de los países emergentes, sin duda.

Y tenemos algunas personas en nuestro equipo que son de América Latina. Pablo Quiroga, que cofundó el proyecto conmigo, es peruano. Tenemos otro miembro del equipo, Fernando, que es de São Paulo. Silvia Campo es de Colombia.

Nuestro equipo reúne a unas 100 personas repartidas por todo el mundo, que trabajan a distancia desde 15 países diferentes. Ha sido estupendo ver a personas de diferentes culturas contribuyendo al desarrollo del proyecto. Somos un equipo muy diverso.

Sigue leyendo:



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00