0
Lima, Perú
+5113014109

calcular la huella de carbono de Bitcoin no es nada fácil

calcular la huella de carbono de Bitcoin no es nada fácil


El debate sobre el impacto medioambiental del ecosistema de la minería de Bitcoin vuelve a ponerse al rojo vivo, ya que los académicos aportaron una nueva dosis de perspectiva sobre el tema. En un artículo de opinión escrito por Noah Smith, un antiguo profesor de finanzas convertido en columnista, apuntó a la industria minera de Bitcoin (BTC) en marzo, sugiriendo que el constante aumento del consumo de energía de la red es simplemente insostenible. Smith cree que cada vez más países impondrán restricciones a la minería de Bitcoin a medida que se consuma más energía, dado que el aumento del precio de BTC siempre se corresponde con el aumento de las tasas de hash.

Aunque el fundador de Coin Metrics, Nic Carter, refutó algunos de los puntos planteados en la columna de Smith, todavía parece haber una opinión dividida en torno a la cantidad de energía que consume la minería de Bitcoin, las fuentes de esta energía y la huella de carbono que la industria tiene en el planeta.

La industria de la minería tiende a minimizar el alcance de su trabajo, que requiere muchos recursos, y algunos miembros de la industria sugirieron que hablar del impacto medioambiental de Bitcoin no es un problema y que los datos arrojan que una gran parte de la energía del hash proviene de fuentes renovables. Sin embargo, los defensores del medio ambiente apuntaron a la industria a cambio, lo que creó un debate aparentemente interminable sobre el asunto.

Cointelegraph habló con varios académicos en esta área para obtener una visión alternativa sobre el tema, por ejemplo, los que están detrás del Índice de Consumo de Energía de Bitcoin de Cambridge, que se convirtió en un punto de referencia de confianza para el consumo de energía estimado de la red Bitcoin, aunque con algunas limitaciones confesadas.

Además, Susanne Köhler, becaria de doctorado de la Universidad de Aalborg, y el profesor asociado Massimo Pizzol son coautores de un estudio titulado «Life Cycle Assessment of Bitcoin Mining» (Evaluación del ciclo de vida de la minería de Bitcoin), que ofrece algunas hipótesis basadas en datos sobre el impacto medioambiental de la industria

El CBECI se construyó para acabar respondiendo a esta pregunta

En una entrevista con Cointelegraph, el director de criptoactivos y blockchain del Centro de Finanzas Alternativas de Cambridge, Anton Dek, desglosó la historia del CBEC y la metodología utilizada para producir las estimaciones de consumo de energía de su Índice de Consumo de Energía de Bitcoin.

El investigador asociado de Cambridge dijo que el equipo observó que otros modelos que buscaban crear estimaciones precisas del uso de energía de la red Bitcoin utilizaron un enfoque descendente, usando datos como la cantidad que los mineros gastan en electricidad como ejemplo.

La metodología de la CBECI es un «enfoque ascendente» que utiliza datos sobre el hardware de minería disponible para crear una estimación de límites inferiores y superiores del consumo energético de la red Bitcoin. Dek explicó que la información está: «Basada en suposiciones de cifras objetivas como la tasa de hash». Además, añadió: «Todas estas máquinas diferentes tienen eficiencias conocidas, julios de energía que gastan para resolver hash. Basándonos en estas suposiciones, construimos el índice».

El índice proporciona un rango de consumo de energía estimado, con su actual límite inferior teórico de consumo de electricidad anualizado en 43.32TWh hasta el límite superior teórico en 476,18 TWh. La estimación del consumo actual de Bitcoin se basa en el supuesto de que los mineros utilizan una combinación de hardware rentable.

Aunque la CBEC no ha elaborado ningún modelo sobre el desglose de las fuentes de energía que alimentan la red Bitcoin, la intención original de la creación del índice CBECI era proporcionar un modelo de emisiones de carbono. Dek dijo que su equipo sigue trabajando en ese modelo, que espera que se ponga en marcha a finales de este año.

Minería de energía renovable

El sitio web del CBECI también ofrece un mapa minero global que esencialmente ofrece un desglose de cómo se distribuye la red minera de Bitcoin en todo el mundo. El mapa proporciona las tasas de hash de cada país, mientras que las 12 provincias de China también se contabilizan, dado que más de la mitad de la tasa de hash de Bitcoin del mundo se encuentra en el país.

El desglose de las localizaciones de la tasa de hash se deriva de los datos proporcionados por los pools de minería BTC.com, Poolin y ViaBTC, que contribuyen al 37% de la tasa de hash global de Bitcoin. Dek también señaló que su conjunto de datos tiene ya más de un año de antigüedad, pero todavía permite a los investigadores hacer algunas suposiciones precisas sobre las fuentes de energía utilizadas por los mineros en países o regiones específicos.

«Se trata de datos autodeclarados por los pools de minería, así que tenemos que confiar en ellos. Pero incluso si todo es cierto, sólo cubrimos el 37% de la tasa de hash total de Bitcoin de esos tres pools que nos proporcionaron información. Si lo extrapolamos al total de mineros, asumimos que esto es representativo de esta muestra, lo que podría no ser cierto, dado que tenemos más datos de China. Eso es algo que vamos a mejorar».

Esa visión regional de China también permite ver la combinación de energía que utilizan los mineros en las distintas regiones. El equipo no ha publicado todavía esa visualización de datos específica porque cree que la tasa de hash actual del 37%, que es la base de sus datos, no es lo suficientemente representativa como para hacer estimaciones precisas de la huella de carbono de la red. Dek añadió: «Si observamos la combinación energética de cada región, y luego de cada país, podremos suponer la combinación energética y entonces podremos estimar con mayor precisión el factor de emisión de carbono».

No obstante, Dek señaló que otros investigadores han llegado a estimaciones tomando el consumo total de energía anual de la red Bitcoin, unos 130 teravatios-hora, y multiplicándolo por el factor medio de emisión de carbono (~0,5kilogramos de dióxido de carbono por kWh producido). El investigador de Cambridge sugirió que esa estimación puede no ser representativa, dadas algunas suposiciones que pueden extraerse de los datos de localización regional de la actividad minera:

«Es más complicado que esto porque creo que el mix energético de Bitcoin no entra en la media mundial. La razón es que utilizan las renovables, no por su benevolencia, sino por razones puramente económicas. La energía hidroeléctrica existe en abundancia en algunas regiones, y si miras en el mapa de la minería de Bitcoin y en China, la región de Sichuan sigue siendo muy importante para la minería».

Dek señaló la presencia de instalaciones mineras en la región que funcionan con la electricidad producida por las presas hidroeléctricas de Sichuan. Los datos del CBECI también reflejan el aumento de la tasa de hash en la región durante la estación húmeda, en la que las lluvias excesivas provocan una abundancia de energía generada por las presas hinchadas. Según él, la cuota estimada de Sichuan en la potencia de hash global: «En abril (2020) es del 9.66%, en septiembre de 2019 era del 37%.»

Perspectivas de «Life Cycle Assessment of Bitcoin Mining»

El estudio de Köhler y Pizzol de 2019 «Life Cycle Assessment of Bitcoin Mining» proporciona una estimación del impacto medioambiental de Bitcoin utilizando una metodología de evaluación del ciclo de vida bien establecida. Estimó que la red de Bitcoin consumió 31.29 TWh con una huella de carbono de 17,29 toneladas métricas de CO2 equivalente en 2018 utilizando datos, información y metodología de estudios anteriores sobre el tema.

En una conversación con Cointelegraph, Köhler señaló que su estudio muestra que el impacto de la nueva capacidad que se añade a la red de minería de Bitcoin disminuye en base a dos supuestos. La primera es que los equipos se vuelven más eficientes, lo que se demostró que era cierto unos dos años después. La segunda suposición, que los mineros se trasladen a regiones con más fuentes de energía renovable, no se cumplió como se esperaba: «Aunque la minería sea más eficiente, se hace mucha más minería, y esto significa un mayor impacto». Añadió además:

«Las hipótesis de nuestro estudio estaban influidas por los rumores de que China iba a reprimir a sus mineros. Los datos más recientes sobre las ubicaciones de las minas indican que eso no ocurrió como se esperaba. Aun así, el efecto de la mejora de la eficiencia energética del hardware significa que el impacto por TH adicional minado disminuye (así, en términos relativos). Sin embargo, ahora vemos que la tasa de hash aumenta a un ritmo más rápido, lo que conduce a mayores impactos globales (por lo tanto, en términos absolutos) en otras palabras».

Como explicó Köhler, su suposición inicial fue desmentida hasta cierto punto, ya que el mero crecimiento de la tasa de hash de la red Bitcoin ha llevado a un mayor uso de electricidad y, por tanto, a un mayor efecto sobre el medio ambiente.

Sin embargo, el doctor de Aalborg reconoce que llegar a una estimación precisa del consumo energético del ecosistema de minería de Bitcoin, así como de su huella de carbono, es una tarea difícil. Esto se debe a una serie de factores, como la ubicación exacta y las cuotas de los mineros, el equipo de minería que se utiliza y la precisión de los datos de diversas fuentes.

Incentivos: la perspectiva del «Bitcoin verde»

Otro punto fascinante planteado por Dek es el interés que su departamento recibió de diferentes actores del sector de las criptomonedas. Las empresas privadas y los gestores de fondos preguntaron por datos o servicios que puedan demostrar con exactitud lo «verde» que es un Bitcoin, que se determina por el hecho de que se haya extraído utilizando una fuente de energía renovable:

«Los gestores de fondos están ahora interesados en cosas como el «Bitcoin verde». Están entrando más inversores institucionales y muchos de ellos están interesados en la consideración ESG (ambiental, social y de gobierno) de Bitcoin. Lo ideal para ellos sería tener un sistema que coloree el Bitcoin».

Dek también dijo que algunos mineros están buscando formas de demostrar que utilizaron energía verde para minar su BTC. Esto podría crear un mercado de «Bitcoin verde» que se vendería a un precio superior, lo que podría motivar a los mineros a cambiar a fuentes de energía verde. Mientras tanto, Köhler cree que muchos mineros se centran principalmente en los márgenes de beneficio y que la electricidad barata, independientemente de cómo se produzca, anulará el atractivo de las fuentes de energía verde si no son tan asequibles:

«Hay algunos incentivos para utilizar energías renovables, como en el caso de la energía hidroeléctrica en Sichuan, que permite a los mineros utilizar electricidad barata. Sin embargo, hay que tener en cuenta que esta electricidad es estacional, por lo que la disponibilidad no es la misma durante todo el año. En general, los mineros están incentivados a utilizar la electricidad barata para maximizar los beneficios. Por ejemplo, esto también incluye la electricidad procedente del carbón en Mongolia Interior y la electricidad procedente del petróleo en Irán».

Dek comparte esta opinión y afirma que los mineros suelen ser racionales en sus decisiones empresariales. Si hay una fuente de energía más barata, es probable que la utilicen a pesar de cómo se crea esa energía o qué incentivos se ofrecen para utilizar fuentes de energía verde: «Creo que los mineros, especialmente los grandes mineros de Bitcoin, son actores económicos racionales. Creo que seguirán actuando así: si hay una opción más barata, se cambiarán, y si no, se quedarán».

La información es la clave

Como resumió acertadamente Köhler, un mayor acceso a los datos por parte de los actores de la industria bien podría proporcionar las respuestas a un debate que probablemente continuará durante muchos años más: «Mejores datos y más transparencia por parte de la industria minera permitirían mejorar los modelos y reducir las especulaciones, dentro del espacio de las criptomonedas y en el público», añadió además:

«Mientras el impacto de la minería de Bitcoin siga aumentando, no veo el fin de este debate».

Dek se mostró de acuerdo con la valoración del debate sobre el impacto medioambiental de Bitcoin debido a la naturaleza distribuida de la red, incluso cuando se dispone de más datos y herramientas. También recuerda que el protocolo de Bitcoin se diseñó así por una razón: «Bitcoin tiene que ser ineficiente por diseño. Si es muy eficiente, sería muy barato realizar ataques a la red».

Sigue leyendo:



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00