Lima, Perú
+5113014109

Bitcoin ya no debe verse como una «moneda apropiada para cometer crímenes» imposible de rastrear

Bitcoin ya no debe verse como una «moneda apropiada para cometer crímenes» imposible de rastrear



La criptomoneda es una nueva tecnología que ha entrado en el panorama común, sentando las bases para un completo reajuste de nuestros sistemas financieros establecidos desde hace tiempo. Por supuesto, es inevitable que exista cierto escepticismo.

La asociación de las criptomonedas con la delincuencia se suma a este sentimiento compartido de escepticismo. No se puede negar que la criptomoneda se ha utilizado y se sigue utilizando para actividades ilícitas en todo el mundo. Dicho esto, dado que el uso y la aplicabilidad de las criptomonedas es cada vez más común, es necesario abordar la idea de que su creación ha facilitado la delincuencia masiva.

Las primeras impresiones cuentan

Se supo que Bitcoin (BTC) fue utilizado como herramienta de trueque en Silk Road, un famoso mercado negro online. El hecho de que delincuentes a sueldo estuvieran entre los primeros usuarios de Bitcoin infligió un daño a su reputación. Junto con los misteriosos orígenes de Bitcoin, ya que nadie sabe realmente de dónde viene o quién lo inventó, las ideas preconcebidas del público sobre esta nueva forma de dinero eran comprensiblemente desfavorables. Avanzamos hasta 2021, y ahora los ciudadanos de El Salvador son alentados a usar Bitcoin específicamente para comprar comestibles y pagar los servicios públicos.

Para la mayoría de los espectadores, las criptos pasaron abruptamente de sus profundos lazos con las partes más oscuras de Internet a crear un futuro más brillante para los ciudadanos de los países en desarrollo. Esto fue el resultado de una gran cantidad de experimentación, el florecimiento de casos de uso y la inversión continua. Sin embargo, para muchos observadores externos, la adopción de El Salvador marca un minúsculo uso positivo de una tecnología que, por lo demás, está contaminada. Al no abordar el daño a la reputación causado por los orígenes de Bitcoin, la industria no impide el bloqueo continuo entre otros casos de uso positivos para las criptomonedas.

Educar al público sobre los beneficios reales de la criptomoneda no solo beneficiaría a la industria a corto plazo, sino que permitiría la continua innovación sistémica y el crecimiento de la tecnología blockchain. Bitcoin es el emblema de la blockchain, y abordar los conceptos erróneos sobre el activo digital es un paso enorme y necesario que los reguladores y la industria en general, hasta ahora, no han reconocido.

Tal y como están las cosas, cualquier pregunta que tenga el público sobre los vínculos entre las criptomonedas y el crimen se responde con titulares sensacionalistas, que detallan una narrativa de criminales que utilizan continuamente BTC, en lugar de los muchos avances positivos que están ocurriendo en el espacio más amplio de la blockchain. Una comprensión compartida de la tecnología criptográfica real que facilita los pagos transfronterizos entre pares es vital para desmantelar la narrativa en torno a Bitcoin y cortar los vínculos entre las criptos y el crimen.

Desmontando la narrativa

Bitcoin no es una tecnología maliciosa, anónima e imposible de rastrear utilizada por hackers y sindicatos criminales nefastos. Se trata de un sistema de pago descentralizado, totalmente rastreable y seguro entre pares, construido sobre blockchain. Si bien la moneda digital puede crearse, moverse y almacenarse fuera del control de cualquier gobierno o institución financiera, cada pago se graba en un registro fijo y permanente (registros distribuidos).

Esto significa que todas las transacciones con criptomonedas, incluyendo Bitcoin, son públicas. En otras palabras, el anonimato asociado a las criptomonedas y al crimen es infundado. A mediados de este año, unos investigadores estadounidenses pudieron rastrear Bitcoin por valor de más de 4 millones de dólares que la empresa Colonial Pipeline había pagado a unos hackers durante un ataque. Esto no solo pone de manifiesto la trazabilidad de las criptomonedas, sino que demuestra que la suposición común del anonimato es incorrecta.

El problema, ilustrado por Silk Road y otras actividades ilícitas facilitadas por Bitcoin, está en la incapacidad de la ley para atrapar a los delincuentes que utilizan criptomonedas. Esto está cambiando, y el campo de juego se está igualando cada vez más. En el Reino Unido, la policía británica incautó a una banda criminal unos 155 millones de dólares en Bitcoin, lo que pone de manifiesto la expansión de las capacidades policiales. Los ejemplos del mundo real de la policía rastreando transacciones en BTC desmontan la idea de que Bitcoin es una «moneda apropiada para cometer crímenes» imposible de rastrear. Al igual que la moneda fiat, es simplemente una herramienta utilizada por los delincuentes.

Aunque la cantidad de ataques de ransomware vinculados a las criptomonedas parece asombroso, es poco en comparación con el uso dado a las monedas fiat en delitos similares. En 2020, la cuota de toda la actividad criminal que involucró criptomonedas se redujo a solo el 0.34%. En comparación, el 2% y el 5% del producto interno bruto mundial (entre 1.6 y 4 billones de dólares) se relaciona anualmente con el blanqueo de dinero y la actividad ilícita. Teniendo en cuenta la imposibilidad de rastrear y el anonimato asociados al dinero físico, y la continua mejora de las capacidades policiales, está claro que el continuo desprestigio de las criptomonedas es injustificado.

Parte de este desprestigio de la criptomoneda es consecuencia de una reacción pública natural a la innovación tecnológica. En los primeros días de Internet, muchos criticaron la idea de una red mundial interconectada, detallando una miríada de impactos sociales que resultaron de la expansión global de la superautopista de la información. En cierto modo, Internet sigue facilitando nuevas formas de delincuencia. Sin embargo, su reputación permanece intacta, hasta el punto de que la sociedad tendría dificultades para funcionar sin ella. Internet eliminó por completo su asociación de reputación con la criminalidad; así que se supone que las criptos harán lo mismo.

Los beneficios de las criptomonedas están siendo acallados

Estos vínculos con la criminalidad han sido considerados como un notable motivo de preocupación entre las instituciones financieras a medida que la tecnología descentralizada avanza hacia la adopción masiva. Algunas instituciones, como el Banco Central de Turquía, que mencionaron preocupaciones sobre la relación entre la criminalidad y las criptomonedas, han prohibido directamente las transacciones en criptomonedas, ilustrando cómo la falsa narrativa sobre la criminalidad está perjudicando la expansión general y la adopción de una tecnología extremadamente beneficiosa.

En El Salvador, un país desgarrado por la criminalidad, los activos digitales ofrecen un respiro a los ciudadanos en medio de una economía de bajos ingresos. La eliminación de los costes bancarios, así como las bajas tasas de transacción y la facilidad de acceso generada por el uso de Bitcoin, pueden transformar la vida cotidiana de muchos salvadoreños.

En Venezuela, Bitcoin y otras criptomonedas están ayudando al país a regenerar su economía tras la creciente hiperinflaciónEstos beneficios de la adopción de las criptomonedas muestran el enorme potencial de la aceptación masiva de las criptos que, evidentemente, se ve frustrado por las consistentes barreras creadas por la narrativa de la relación entre la delincuencia y las criptos.

De alguna manera, las criptomonedas representan la industria blockchain más amplia, destacando otro problema significativo asociado con el desprestigio de los activos digitales. Con blockchain es posible crear sistemas en los que se pueden realizar préstamos entre pares, evitando que los intermediarios controlen los procesos financieros, haciendo que las finanzas sean más accesibles para todos. Además, las innumerables innovaciones tecnológicas asociadas al amplio ecosistema de la blockchain, que están destinadas a beneficiar a la sociedad, deben seguir luchando contra la falsa suposición de que los activos digitales basados en blockchain están creando delitos.

A medida que esta batalla continúa, los primeros en adoptar las criptomonedas allanan el camino, generando una defensa influyente para el futuro de los activos digitales. AXA Insurance está permitiendo a sus clientes pagar sus facturas utilizando BTC, Visa pronto aceptará criptomonedas para liquidar transacciones en su red de pagos, Amatil, el distribuidor de Coca-Cola en Asia-Pacífico, ha habilitado los pagos en criptomonedas, y hay marcas de lujo que se han comprometido a utilizar blockchain para la gestión de la cadena de suministro. A esto se suman las inversiones en Bitcoin de las principales instituciones financieras, como JPMorgan Chase, Goldman Sachs, Citigroup y BlackRock.

Preparando el camino para el futuro

Fundamentalmente, el consenso general sobre las criptomonedas se perpetúa por el ciclo de noticias y la falta de entendimiento compartido. A partir de esto, podemos atestiguar dos cosas: las criptomonedas están asustando a mucha gente por razones equivocadas, y muchos reguladores están luchando para obstaculizar su crecimiento. Los legisladores quieren crear una regulación estricta en torno a las criptomonedas para acabar con el anonimato asociado a las transacciones en criptos. Pero esto demuestra su falta de comprensión de cómo estas funcionan.

Esta falta de comprensión es evidentemente común entre reguladores como el representante Bill Foster, quien en una entrevista reciente habló sobre el fuerte «sentimiento en el Congreso de que si estás participando en una transacción anónima con criptos, eres un participante de facto en una conspiración criminal». Sin embargo, el Congreso no tiene la culpa de las ideas mal informadas de sus miembros sobre las criptomonedas. Además, si los reguladores y los legisladores están considerablemente fuera de contacto con la tecnología, ¿cómo se puede esperar que el ciudadano común entienda algo sobre las criptomonedas que no se les ha dicho?

En general, lo que se necesita es aceptación. Las criptomonedas, y la tecnología que hay detrás, se están utilizando para crear oportunidades y avances tecnológicos en todos los ámbitos de la sociedad, desde el cuidado de la salud hasta las finanzas. Sí, algunos delincuentes utilizan Bitcoin. Sin embargo, como industria tenemos la responsabilidad de compartir las buenas noticias y difundir el verdadero valor de las criptomonedas. Los reguladores deben renunciar a la idea de que desterrar la nueva tecnología hará desaparecer todos sus problemas. Legitimar la tecnología y aceptar el futuro permitirá seguir innovando en la prevención de la delincuencia cibernética, contribuyendo a su adopción masiva y, en última instancia, eliminando la falsa idea de que las criptomonedas están inexcusablemente vinculadas a la delincuencia.

Este artículo no contiene consejos o recomendaciones de inversión. Todas las inversiones y trading implican un riesgo, y los lectores deben llevar a cabo su propia investigación a la hora de tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son únicamente del autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Brad Yasar es un empresario, inversor, mentor y asesor con un enfoque global en blockchain y tecnologías innovadoras. Ha concebido y llevado a la madurez a varias empresas en los últimos 30 años. En la actualidad, Brad es el director general de Equifi, una plataforma bancaria global descentralizada. También es el fundador de Beyond Enterprizes, que ofrece liderazgo estratégico y técnico, servicios de asesoramiento y apoyo a proyectos en todas las etapas de implementación y desarrollo de blockchain 

Sigue leyendo: 



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00