Lima, Perú
+5113014109

Australia matará a 10.000 caballos salvajes, pero los científicos advierten que no es suficiente

Australia matará a 10.000 caballos salvajes, pero los científicos advierten que no es suficiente


Imagen para el artículo titulado Australia matará a 10.000 caballos salvajes, pero los científicos advierten que no es suficiente

Un plan para sacrificar a más de 10.000 caballos salvajes, manteniendo con vida a una población más pequeña, no detendrá el daño continuado a un parque australiano, según un grupo de científicos preocupado.

El Parque Nacional Kosciuszko de Nueva Gales del Sur alberga a unos 14.380 caballos salvajes. Los grandes herbívoros, con sus duras pezuñas, pisotean la delicada vegetación y alteran el paisaje. Este es un país de canguros y ualabíes, no un país de caballos, por lo que el ecosistema local sufre en consecuencia.

Mientras deambulan libres, los miles de caballos salvajes, conocidos como brumbies por los australianos, causan olas de estrés en el ecosistema, amenazando a los robustos peces galaxias, las ranas arborícolas alpinas, los cangrejos de río de Riek y las ratas de dientes anchos, entre muchas otras especies nativas. Si no se hace nada respecto a los brumbies, su número podría llegar a más de 20.000 dentro del parque para 2022, de acuerdo con una carta abierta enviada al ministro de Medio Ambiente de Nueva Gales del Sur, Matt Kean, a finales del mes pasado.

La carta, escrita por 15 científicos y firmada por 69 investigadores y sociedades científicas de apoyo, argumenta que el plan gubernamental reciente de sacrificar a 10.000 caballos salvajes no es suficiente, ya que aún permitiría que 3000 caballos habitaran un tercio del parque. Estos caballos continuarían amenazando a las especies en peligro de extinción y a la ecología local en su conjunto, argumentan los científicos. Kosciuszko no puede comenzar a recuperarse de la sequía, de los extensos incendios forestales y el pastoreo excesivo si, como se propone actualmente, quedan 3000 caballos salvajes, dice la carta, escrita en nombre de la Academia Australiana de Ciencias.

El plan, divulgado en septiembre, fue creado por el Servicio de Parques Nacionales y Vida Silvestre de Nueva Gales del Sur, y es una revisión de una estrategia similar propuesta hace cinco años. El gobierno quiere proteger Kosciuszko, ya que se encuentra entre los parques alpinos más grandes de Australia. A la mayoría de los caballos se les disparará desde el suelo, pero algunos serán reubicados en otras áreas.

La decisión de mantener tantos caballos tiene que ver con el valor patrimonial de los animales, que deriva de la “historia del pastoreo”, las “prácticas tradicionales de montaña asociadas con la gestión de ganado”, la “carrera de brumbies y la práctica de atrapar caballos” y también las “leyendas , historias y mitos de las Montañas Nevadas ”, dice el plan. Además, se considera que tipos específicos de caballos salvajes tienen valor patrimonial, incluidos los Kiandra Greys y los McDonald Silver y Taffy. Como establece el plan, las áreas de conservación que comprenden el 32% del parque “garantizan que se protejan los valores patrimoniales de los caballos salvajes y se mantengan otros valores ambientales del parque”.

El borrador del plan de gestión de 2016 requería una población de aproximadamente 600 caballos, pero como informó el Sydney Morning Herald el mes pasado, el gobierno parece haber sido influido por “grupos comunitarios deseosos de promover el valor patrimonial de los caballos”.

Los autores de la carta abierta están cuestionando la necesidad de mantener tantos caballos salvajes en el parque, teniendo en cuenta que los conservacionistas ahora tendrán que matar continuamente a estos caballos para mantener a raya a la creciente población.

Para proteger las plantas nativas, los animales y el ecosistema local de los brumbies, el grupo de científicos pide al gobierno que “reduzca rápidamente el número de caballos salvajes muy por debajo del objetivo preliminar de 3000 mediante el uso de todos los métodos disponibles que sean efectivos”, y que lo haga de acuerdo con las normas de bienestar animal. Además, los científicos quieren que la totalidad del Parque Nacional Kosciuszko quede protegido de los caballos salvajes, y no dos tercios. También están pidiendo al gobierno que derogue la Ley Kosciuszko del Patrimonio de Caballos Salvajes de 2018, “que es un impedimento legal para la gestión efectiva de parques nacionales basada en pruebas, y entra en desacuerdo con la Ley de Parques Nacionales y Vida Silvestre de 1974.”

Estoy a favor de los científicos. Es lamentable que haya que matar a tantos caballos, pero los australianos deben actuar a favor del entorno nativo y no distraerse con todas esas tonterías sobre el patrimonio cultural. Todo este supuesto patrimonio no valdrá una mierda si el patrimonio natural de Australia se borra por el camino.



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00