Lima, Perú
+5113014109

así ha evolucionado la joya de Microsoft a lo largo de las generaciones

así ha evolucionado la joya de Microsoft a lo largo de las generaciones


Cuando la primera consola de Xbox comenzó a copar los estantes de las tiendas norteamericanas, el 15 de noviembre de 2001, la PlayStation 2 -con la que compartió generación- llevaba ya cerca de un año en la calle, la Game Cube de Nintendo apenas sumaba unos meses de vida y la Dreamcast, la última máquina de Sega, se encontraba cerca de la descontinuación. Por entonces, Microsoft, la matriz, ya figuraba entre las compañías tecnológicas llamadas a transformar el mundo durante las siguientes décadas. Más allá de su trabajo en informática, la empresa de Bill Gates ya había hecho sus pinitos en el mundo del videojuego mediante el desarrollo de software. Dar el salto a la creación de hardware no fue

 tarea sencilla, incluso el plan, cuando se encontraba ya avanzado, estuvo cerca de truncarse.

Así lo reconoció Ed Fries, a cargo del equipo encargado de crear la primera Xbox, en una
entrevista con ‘IGN’
hace algunos años. Según afirmó, ni Bill Gates ni el empresario y actual propietario de Los Ángeles Clippers Steve Ballmer, por enconces ejecutivo de Microsoft, tenían claro que fuese el camino apropiado. Al final, acabaron cediendo después de una reunión maratoniana en un día de San Valentín. ¿El motivo? La potencial amenaza que podía representar en el futuro Sony, matriz de PlayStation, en caso de que la tecnológica estadounidense no se decidiese a competir con ella dentro del mercado de videoconsolas domésticas.

«Chicos, os voy a dar todo lo que queráis. Voy a aprobar el plan, voy a dejar que hagáis lo que queráis, os daré todos los recursos necesarios, estaréis separados del resto de la empresa para que nadie interfiera», afirmó Gates poco antes de finalizar la reunión, según recordaba Fries. Dicho y hecho. La consola fue anunciada el 3 de enero de 2001 dentro del marco de la feria tecnológica CES de Las Vegas. Durante el acto, Bill Gates estuvo acompañado por el actor The Rock, que se refirió a la máquina afirmando que «la Xbox es todo lo que es The Rock», por ejemplo, «vanguardista y potente». Y razón no le faltaba.

El primer intento

La máquina que aterrizó en los estantes en noviembre de 2001 era la consola más potente que se había comercializado hasta entonces. Además, contó con un catálogo en el que figuran los primeros exponentes de sagas tan reconocibles como Halo, Forza o Fable. También dio un hogar a títulos como ‘Crimson Skies’, ‘Ninja Gaiden’, ‘Star Wars: Caballeros de la antigua república’ o joyas y continuaciones de la desaparecida Dreamcast, como ‘Shenmue 2’ o ‘Jet Set Radio’. Casi nada.

La experiencia que tenía el usuario al emplear la primera Xbox, evidentemente, estaba bastante lejos de la que se puede experimentar con los sistemas más recientes. «Hace veinte años, jugar en Xbox significaba conectar su consola con tres (¡o más!) cables a un televisor CRT de definición estándar. Tenías que reservar los juegos nuevos más populares y hacer cola en tu tienda minorista favorita para comprarlos. Los juegos se jugaban en una resolución de 640 × 480, y solo tenías 8 GB de almacenamiento y 64 MB de memoria para disfrutarlos. Y jugabas solo o con un amigo sentado a tu lado en el sofá», afirmaba en un reciente comunicado Lawrence Hryb, director de programación de la división de videojuegos de Microsoft.

A pesar de las bondades de la primera Xbox, de proporciones enormes y cerca de 4 kilos de peso, tan solo convenció a 24 millones de usuarios, la mayoría estadounidenses, para que le hiciesen un hueco al lado del televisor. Su competencia directa, Sony, consiguió comercializar 160 millones de PlayStation 2 en todo el mundo.

Tomando impulso

2006 fue el año de Xbox 360, considerada por la mayoría como la consola más importante entre las que ha consturido Microsoft hasta la fecha. Al menos, a nivel de ventas fue la más competitiva, acercándose mucho con sus 86 millones de consolas vendidas a las 90 de PS3 cuando fueron retiradas ambas del mercado. También dio a luz a la saga Gears of War, cuya quinta entrega se encuentra entre lo mejorcito de su sucesora, la Xbox One. Quizá una parte importante del éxito de la segunda máquina de videojuegos de Microsoft lo tuvo la propia Sony, que dio inicio a la generación poniendo un precio de 600 euros a sus sistemas, mientras que los de Microsoft se quedaban en los 400.

Bill Gates junto a la Xbox 360
Bill Gates junto a la Xbox 360

La Xbox 360 recibió un importante lavado de cara respecto a la máquina original. La consola era notablemente más esbelta y estaba ideada para que el usuario la apoyase en vertical. Salvando la distancias, en apariencia incluso recuerda un poco a la actual PlayStation 5, aunque con un tamaño notablemente inferior. El dispositivo, además, recibio auténticas joyas en forma de videojuego, como ‘Alan Wake’, ‘Fable 2’, ‘Gears of War 2’ o ‘Halo Reach’.

Más Game Pass

En 2013 le tocó el turno a la Xbox One. El sistema se vio lastrado por la obligatoriedad del Kinect, un periférico que encarecía la consola 100 euros. Mientras tanto, Sony despegaba como un cohete con una PS4 que, entre 2015 y 2016, cuando llegaron los ‘Uncharted 4’, ‘Horizon: Zero Dawn’ y compañía, ya era prácticamente inalcanzable en ventas. Phil Spencer, director de la división de videojuegos de Microsoft, se esmeró por convertir el Game Pass, la plataforma de videojuegos por suscripción de la compañía que permite disfrutar de más de un centenar de obras por 9,99 euros al mes, en su gran punto de apoyo a través del que crecer con los años. El servicio nació en 2017 y se ha converitdo en un puntal de la compañía.

Imagen de la Xbox One de primera generación
Imagen de la Xbox One de primera generación

Como parte de esa política, la empresa estadounidense, además, ha ido comprando nuevos estudios destinados a surtir de grandes propuestas a sus consolas y a sus servicios online. Respecto al hardware, Xbox One, sobre todo su versión X, era una consola mucho más potente a nivel gráfico que PS4. Además, resulta menos ruidosa y tiene menos problemas de sobrecalentamiento. Con todo, su catálogo de exclusivos, entre los que figuran ‘Gears 5’, se queda muy lejos en cantidad y calidad del de PlayStation 4.

Llegan las Series

La nueva generación de consolas arrancó hace un año y, hasta la fecha, ha estado marcada por los problemas de las compañías para cubrir la demanda de sistemas. Microsoft, en concreto, ha apostado por dos máquinas diferenciadas por sus capacidades técnicas: la Xbox Series S y la Xbox Series X.

La Xbox Series X
La Xbox Series X

La primera solo es compatible con videojuegos digitales, tiene una potencia inferior y está pensada para aquellos usuarios menos habituales que, simplemente, se conformen con una máquina con la que jugar a las últimas propuestas sin necesidad de rascarse de más el bolsillo. Su precio es de 299,99 euros. La Series X, mientras tanto, es la gran baza de la compañía para convencer al usuario más exigente. Se puede conseguir (o se podría en caso de que hubiese ‘stock’ suficiente) por 499,99 euros. Con permiso de la PS5, se trata del sistema más potente que hay actualmente en el mercado. También del que utilizamos en ABC para probar la mayoría de títulos multiplataforma que salen al mercado.

Xbox ha puesto muchas esperanzas en las dos máquinas, de las que se estima que ya se han comercializado más de 8 millones de unidades. Igual que las ha puesto en su plataforma de videojuegos por suscripción, a donde van a parar sin coste añadido los grandes lanzamientos desarrollados por estudios de la compañía. En sus primeros meses de vida, las sobremesas han recibido títulos exclusivos como ‘Forza Horizon 5’ y ‘Microsft Flight Simulator’. En apenas unos meses le tocará el turno a ‘Halo: Infinite’, título llamado a ser el puntal en los primeros años de la nueva generación para Microsoft y que acaba de abrir su beta online.



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00