Lima, Perú
+5113014109

Así eran los kungas, los primeros híbridos creados por los humanos

Así eran los kungas, los primeros híbridos creados por los humanos


Cuatro esqueletos de kunga descubiertos en el yacimiento de Umm el-Marra, Siria.

Cuatro esqueletos de kunga descubiertos en el yacimiento de Umm el-Marra, Siria.
Imagen: Glenn Schwartz / John Hopkins University.

Un equipo compuesto por genetistas, arqueólogos y paleontólogos cree haber resuelto la identidad de un enigmático équido que vivía durante la antigua Mesopotamia. Este animal es un kunga, un cruce entre una burra y un asno salvaje sirio.

Los kungas eran animales valiosos en Mesopotamia y costaban hasta seis veces más que un burro. Estos grandes animales eran utilizados por la realeza para tirar de sus carros de guerra o de sus vehículos imperiales, mientras que los kungas más pequeños se usaban en la agricultura. Pero su identidad lleva mucho tiempo en disputa, ya que algunos investigadores creían que los kungas eran simplemente una especie de asno salvaje.

Para descubrir la verdadera identidad del kunga, los investigadores analizaron unos antiguos esqueletos que habían sido enterrados en Siria, con la intención de estudiar su material genético y despejar esta incógnita sobre la historia evolutiva del género Equus. Los hallazgos se publicaron este fin de semana en Science Advances.

“La combinación entre los antiguos genomas, el trato durante el entierro y los registros arqueológicos sugieren que estos animales híbridos se corresponden a los valiosos kungas”, dijo en un correo electrónico la coautora del estudio Eva-Maria Geigl, experta en paleogenómica de la Universidad de París. “El análisis de estos antiguos genomas saldó una polémica muy antigua y sirvió para identificar los primeros équidos híbridos creados por los humanos, destacando su papel fundamental en el ‘arte de la guerra’ siglos antes de que llegaran los primeros caballos domésticos a la zona”.

Los animales híbridos son el resultado de la cría entre diferentes especies. La mayoría de los animales siempre son estériles (como las mulas, un híbrido entre burro y caballo, o el ligre, un híbrido entre león y tigre), lo que significa que deben ser criados intencionalmente de forma individual. El tamaño y la velocidad de los kungas los hacía más útiles que los asnos para tirar de los carros.

Una placa de 4500 años de antigüedad donde se pueden ver carros tirados por kungas.

Una placa de 4500 años de antigüedad donde se pueden ver carros tirados por kungas.
Imagen: Thierry Grange / IJM / CNRS-Université de Paris

El equipo analizó 25 esqueletos de équidos encontrados en un cementerio cerca de Alepo de la élite siria que tiene más de 4.500 años de antigüedad. Algunos de los animales parecían haber sido asesinados a propósito para el entierro. El análisis de los équidos indicó que las criaturas no eran caballos o asnos. Eso llevó a los investigadores a creer que podría tratarse de un animal híbrido. Los dientes de los esqueletos estaban desgastados, lo que sugiere que en vida habían llevado puestos bocados y bridas.

Para certificar la identidad de los esqueletos, el equipo comparó muestras genéticas de los huesos con otras descubiertas en el famoso yacimiento arqueológico turco Göbekli Tepe y con las de los últimos supervivientes de los asnos sirios (ya fallecidos) que estaban conservados en el Museo de Historia Natural de Viena.

Los investigadores encontraron que las muestras obtenidas en Turquía eran de la misma especie que los animales de Austria y que formaban el linaje paterno de los esqueletos en Siria. El burro (E. africanus) formaba parte del linaje materno del misterioso équido y el asno salvaje sirio (E. hemionus) formaba parte del linaje paterno. Los asnos salvajes sirios posteriores eran más pequeños que los kungas, por lo que el equipo creeo que los asnos salvajes supervivientes eran descendientes más pequeños de los primeros miembros de la especie.

“Es sorprendente ver como estas sociedades antiguas dominaron algo tan complejo como la cría de híbridos, ya que fue un acto intencional: tenían el burro doméstico, sabían que no podían domesticar al asno salvaje sirio y tampoco domesticaron los caballos”, dijo Geigl . “Así que desarrollaron intencionalmente una estrategia para criar dos especies diferentes y combinar así las diferentes características que encontraron deseables en cada una de esas especies”.



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00