Lima, Perú
+5113014109

algo con lo que Europa no se puede equivocar

algo con lo que Europa no se puede equivocar



Europa sabe que pronto tendrá que adoptar un euro digital. Para convertirse en un líder digital global y evitar la dependencia de las infraestructuras tecnológicas estadounidenses y asiáticas, los legisladores y reguladores europeos deben tomar decisiones progresivas.

Un obstáculo fundamental para el pensamiento económico digital de Europa son las denominadas monedas estables. Las monedas estables se pueden emitir de forma privada y tienen el potencial de convertirse en globalmente aceptadas y sistémicamente relevantes, alterando los sistemas financieros establecidos desde hace mucho tiempo. En consecuencia, las discusiones políticas de hoy en torno a las monedas estables están dominadas por preocupaciones sobre la estabilidad financiera y la política monetaria ordenada.

Los planes regulatorios actuales socavan la innovación y favorecen a los grandes bancos y las grandes tecnologías

La Regulación de los mercados de criptoactivos de la Unión Europea, o MiCA, tiene como objetivo ser un marco regulatorio integral para los criptoactivos, incluidas las monedas estables. Su alcance actual está cambiando a medida que el Parlamento Europeo y los gobiernos de los estados miembros luchan con borradores de textos que aportan cierta seguridad jurídica, potencialmente al precio de una complejidad considerable. Como resultado, la emisión de monedas estables en Europa podría terminar requiriendo una licencia bancaria, lo que favorece a los actores financieros establecidos (y no necesariamente muy innovadores). De hecho, la carga regulatoria general de MiCA podría ser muy costosa, y aquellos con recursos administrativos considerables serían los más capaces de cumplir, a saber, los grandes bancos y las grandes tecnologías.

Esto no quiere decir que los reguladores deban simplemente dejar de hacer lo que están haciendo, ya que necesitamos mitigar los riesgos y minimizar las externalidades negativas en todos los niveles. Sin embargo, los ciudadanos y las empresas europeos querrán participar plenamente en la economía digital global y exigirán acceso a instrumentos como las monedas estables, casi independientemente de los matices regulatorios. Los ciudadanos esperarán soluciones de pago amigables para el consumidor que protejan su privacidad, y las empresas necesitarán dinero programable para modernizarse y expandirse. Ninguno de ellos debería ser impulsado hacia soluciones o exchanges fuera de la UE, a menudo no regulados y sin protección al consumidor, simplemente porque las regulaciones europeas inadvertidamente sofocaron la innovación y las soluciones europeas locales.

La relevancia global para el euro también depende de su enfoque hacia las monedas estables

Mientras Europa se preocupa y trabaja en sus planes, las monedas estables ya son fundamentales para la economía digital mundial, impulsando la innovación, la expansión y el crecimiento. Y, como era de esperar, las principales monedas estables de hoy están vinculadas al dólar estadounidense. Cada día, se realizan transacciones digitales de más de USD 100 mil millones a través de protocolos como Tether (USDT) o USD Coin (USDC); el volumen diario de transacciones equivalentes en euros es cercano a cero.

Esencialmente, los proyectos de monedas estables de hoy facilitan la dolarización global del ecosistema blockchain al distribuir sin problemas y sin fricciones la moneda estadounidense en todo el mundo. Lo mismo podría lograrse con un euro digital generalizado, si pudiéramos ponerlo en marcha, por supuesto.

La economía digital del futuro se caracterizará por una creciente diversidad de modelos comerciales y casos de uso. Requerirá múltiples sistemas y soluciones de pago, que involucren monedas digitales que se ejecuten en múltiples infraestructuras, que coexistirán y serán complementarias. Europa debe reconocer no solo la importancia del euro digital para el futuro de la economía europea, sino también la necesidad de distintos tipos de euro digital. Idealmente, esto debería incluir no solo una moneda digital del banco central (CBDC) en euro, sino también monedas estables separadas con referencia al euro y otros modos.

Fomentar la innovación europea incentivando la diversidad y la igualdad de condiciones

Para lograr el liderazgo digital global, Europa necesita un ecosistema digital diverso y competitivo. Esto permitirá el surgimiento de soluciones locales capaces de competir con gigantes globales e innovadores ágiles de Oriente y Occidente. Los requisitos reglamentarios deben ser equilibrados y proporcionados para todos los participantes, y no deben afectar negativamente a las empresas emergentes, los innovadores de base y las empresas más pequeñas. Mantener un campo de juego genuino es importante para fomentar el desarrollo digital dinámico que Europa necesita, y los marcos regulatorios demasiado estrictos o punitivos solo reforzarán los oligopolios existentes en tecnología y finanzas.

La Unión Europea es un bloque económico enorme y altamente desarrollado con un inmenso potencial digital, pero convertirse en una economía digital líder en el mundo no es una conclusión inevitable. Las decisiones políticas y regulatorias equivocadas en Europa no detendrán la innovación y la inversión en monedas estables y otras soluciones e infraestructura de registros distribuidos, simplemente las sacaría de la UE y las disuadiría de regresar.

La UE se encuentra en un punto crucial. MiCA será una regulación de referencia para otras jurisdicciones, ya sea para ser seguida o evitada. Europa debe ser un catalizador de las monedas digitales, no un inhibidor, y debe respaldar diversas soluciones del euro digital si quiere mantener la relevancia geopolítica y tecnológica. Si Europa puede superar una visión estrecha y defensiva y dar una mirada más amplia a las monedas estables que reflejen las realidades de sus diversas estructuras, funciones económicas, diseños tecnológicos y requisitos de gobernanza, entonces puede convertirse en un líder en la economía digital global del futuro.

Agata Ferreira, Robert Kopitsch y Philipp Sander son coautores de este artículo.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí pertenecen únicamente a los autores y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Este artículo es para fines de información general y no pretende ser ni debe tomarse como asesoramiento legal.

Agata Ferreira es profesor asistente en la Universidad Tecnológica de Varsovia y profesor invitado en varias otras instituciones académicas. Estudió derecho en cuatro jurisdicciones diferentes, bajo sistemas de derecho común y civil. Agata ejerció la abogacía en el sector financiero del Reino Unido durante más de una década en una firma de abogados líder y en un banco de inversión. Es miembro de un panel de expertos en el Observatorio y Foro Blockchain de la UE y miembro de un consejo asesor de Blockchain para Europa.

Robert Kopitsch es el fundador de Blockchain for Europe y ha actuado como secretario general desde su fundación en 2018. Al mismo tiempo, Robert se desempeña en Bruselas como líder de APCO en Servicios Financieros Europeos, FinTech y Blockchain. Antes de unirse a APCO, Robert trabajó para el Ministerio de Finanzas de Austria y Wirtschaftsrat Deutschland en Viena, así como en el Parlamento Europeo y la oficina de la UE de Raiffeisen Bank International en Bruselas.

Philipp Sandner fundó el Centro de Blockchain de la Escuela de Frankfurt (FSBC). De 2018 a 2020, fue clasificado como uno de los «30 mejores economistas» por el Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ), un importante periódico de Alemania. Desde 2017, es miembro del Consejo FinTech del Ministerio Federal de Finanzas en Alemania. También forma parte de la Junta Directiva de Blockchain Founders Group, una empresa de capital de riesgo con sede en Liechtenstein que se centra en las nuevas empresas de blockchain.

Sigue leyendo:



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00